Mercados

Bruselas frena la venta transfronteriza de 'hedge funds'

La Comisión Europea no va a elaborar de momento una normativa que facilite la venta transfronteriza de fondos no armonizados como los hedge funds o los fondos inmobiliarios. El organismo quiere dedicar más tiempo a examinar estos productos antes de tomar una decisión.

Bruselas frena la venta transfronteriza de 'hedge funds'
Bruselas frena la venta transfronteriza de 'hedge funds'

La próxima directiva europea sobre fondos de inversión podría estar aprobada el año que viene. Su objetivo será ahondar en las reformas de las directivas anteriores (conocidas como Ucits I y Ucits III) para avanzar en la creación de un auténtico mercado único para los fondos de inversión europeos.

Como paso previo a la elaboración de la nueva directiva, la Comisión Europea (CE) publicó en noviembre de 2006 el Libro Blanco sobre la mejora del mercado único de fondos de inversión, que pretende servir de guía y de documento de debate.

Entre otros muchos asuntos, el libro blanco analiza la posibilidad de favorecer la venta transfronteriza de fondos no armonizados, es decir, que no gozan de pasaporte europeo. Dentro de esta categoría figuran fondos como los inmobiliarios y los hedge funds o fondos de inversión libre, según su nomenclatura española.

En unas jornadas sobre el libro blanco de los fondos organizadas el viernes por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), María Dolores Montesinos, coordinadora de política de gestión de activos de la Dirección de Mercado Interior de la Comisión Europea, afirmó que de momento no existen razones para facilitar la venta transfronteriza de los fondos no armonizados. 'Algunos de estos fondos son habituales en los mercados domésticos. Pero no hay razones suficientes, por el momento, para su venta transfronteriza. Vamos a dedicar más tiempo a examinar estos productos', señaló. 'No hay razones para una revisión en profundidad del ámbito y del diseño de la directiva'.

Asimismo, el Comisario de Mercado Interior, Charles McGreevy publicó un comunicado el viernes en el que aplaude la decisión de EE UU de no regular los hedge funds. 'En Europa estamos continuamente revisando la situación. Tenemos desarrollada una serie de controles para analizar los posibles impactos de los hedge funds sobre el conjunto del sistema financiero. No veo razones para complementarlos con una legislación europea específica para los hedge funds. Hay que centrarse en el refuerzo de las leyes ya existentes, la disciplina de mercado y la monitorización continua por parte de los reguladores bancarios', señala. La Comisión Europea ha distinguido entre los fondos armonizados para inversores minoristas y para cualificados. La CE quiere analizar si estos productos son buenos para el inversor, si se beneficiarían del pasaporte europeo, así como cuáles serían las implicaciones normativas necesarias; es decir, si requeriría ampliar la directiva o crear una nueva.

'Dedicaremos especial atención a los fondos inmobiliarios', explicó Montesinos. La Comisión ha creado un grupo de expertos sobre estos fondos, que elaborará un informe para otoño de este año. Para mediados de 2008 otro informe analizará las posibles opciones para crear un mercado único para los fondos inmobiliarios.

En lo referente a fondos destinados a profesionales, donde se integrarían los hedge funds puros, la Comisión sólo tiene intención de publicar un informe sobre un posible régimen común para la colocación privada de valores en el mercado.

Eliminar obstáculos

La futura directiva se encamina a eliminar los obstáculos existentes para la comercialización transfronteriza de fondos. La Comisión ha detectado una serie de problemas a los que la normativa tratará de hacer frente. Entre ellos, la CE ha detectado una excesiva burocracia que frena la entrada de fondos extranjeros en los países. Asimismo, llama la atención la excesiva fragmentación: el 54% de los fondos europeos tiene menos de 50 millones de euros bajo gestión, lo que acarrea costes mayores que si se tratara de fondos más grandes.

La directiva contempla clarificar las competencias de las autoridades implicadas, para que el supervisor receptor del fondo no centre sus esfuerzos en el producto (ya supervisado en su país de origen) sino en su comercialización. Asimismo se quiere potenciar la comunicación entre supervisores y facilitar las fusiones de fondos. De las 800 fusiones que se produjeron el año pasado en Europa, sólo 28 fueron transfronterizas.

La futura normativa prevé facilitar el desarrollo del pasaporte para las sociedades gestoras, así como reconfigurar el folleto simplificado - que ha resultado no ser tan simple- con ayuda del Comité Europeo de Comisiones de Valores (CERS) y los propios inversores.

El nuevo reglamento se aprobará en marzo

El real decreto que debe modificar el Reglamento de Instituciones de Inversión Colectiva podría aprobarse en el Consejo de Ministros del 16 de marzo, según afirmó el viernes Marta de Castro, subdirectora general de Legislación y Política Financiera. De no entrar en la agenda de ese consejo iría al siguiente, el 23 de marzo, o como muy tarde al del 30 de marzo. Este real decreto contiene una serie de modificaciones reclamadas por la industria para poder gestionar y comercializar fondos de inversión libre y fondos de fondos hedge.

De Castro anunció el viernes, entre otras modificaciones, que los fondos de fondos de inversión libre no podrán invertir en otros fondos de fondos de inversión libre, eliminando así el riesgo de que se creen inversiones en cascada.

El real decreto, que está pendiente de dictamen del Consejo de Estado, limita a un 10% la inversión de los fondos de fondos en un sólo hedge fund, aunque prevé la posibilidad de superar ese nivel en el plazo de un año a partir de la primera suscripción y hasta un máximo del 35% de la cartera.

El real decreto amplía el plazo de reembolso para los fondos de fondos hedge hasta un máximo de seis meses. Este aspecto ha limitado hasta ahora la aprobación de fondos de fondos, porque la normativa exigía un plazo de reembolso máximo de tres días para estos fondos, lo que en la práctica hace imposible su gestión.