Juicio

Novartis defiende sus patentes ante los tribunales indios

Ayer se celebró la primera sesión del juicio de Novartis contra el Gobierno indio por impedirle patentar su fármaco contra la leucemia Glivec. La ley del país no permite su registro por no ser estrictamente 'una innovación'.

Un juicio en el que están en juego una patente y los precios de unos 7.000 medicamentos. Ayer se celebró la primera sesión del juicio que enfrenta a la multinacional suiza Novartis con el Gobierno indio por la patente del Glivec, para la leucemia. La empresa pretende que se le permita explotar en monopolio este fármaco mientras que el Gobierno le impide registrarlo. La suiza tiene reconocida la patente en más de 40 países.

Novartis presentó una denuncia contra una sección de la ley india que prohíbe patentar fármacos que no sean estrictamente innovaciones. La denuncia ha suscitado la fuerte oposición de ONG en todo el mundo, que ayer se manifestaron ante al puerta del Tribunal Supremo de Chennai.

Las asociaciones afirman que, si el tribunal falla a favor de la farmacéutica, será mucho más fácil para otras compañías obtener patentes de medicamentos que ahora se fabrican de forma genérica. El tratamiento con Glivec cuesta 2.000 euros mientras que el genérico se obtiene por 135.

La vista de ayer decepcionó a las organizaciones. 'Novartis ponía en duda la Constitución india y no había ningún experto gubernamental para refutar sus argumentos', se quejó ayer ante Efe Gopa Kumar, de la ONG Centro para el Comercio y el Desarrollo de India.

La farmacéutica emitió un comunicado en el que calificó el comienzo de la vista como una oportunidad para 'ganar claridad en la garantía de la propiedad intelectual y las patentes' en la India. La suiza afirma que Glivec es una 'innovación importante'. 'El respeto a las patentes favorecerá la inversión en innovación en India', asegura.

Según las organizaciones, el problema real 'no es Glivec ni el programa de donaciones de Novartis'. La suiza dona a nivel mundial el 15% de sus ventas totales de Glivec, unos 280 millones. Más de 6.700 pacientes en la India acceden gratuitamente a este fármaco contra la leucemia mieloide crónica, que afecta a 24.000 personas al año. 'El conflicto viene por cuestionar la ley india de patentes. Una sentencia favorable amenaza el rol de la India como farmacia del desarrollo', estiman desde Intermón Oxfam.

Genéricos hindúes para el desarrollo

Según datos de las ONG, en la actualidad hay al menos 7.000 solicitudes de patentes esperando a ser revisadas por el Gobierno indio. Un estudio de Alianza Farmacéutica India, posteriormente apoyado por un informe del gobierno de EE UU, estima que, entre 1995 y 2005, sólo 250 de las 7.000 medicinas eran realmente innovadores y no medicamentos antiguos con pequeñas modificaciones, que es el caso de Glivec, que no tiene permitida la patente.

'India es el mayor proveedor de medicamentos genéricos de alta calidad y bajo coste para los países en desarrollo', aseguran Intermón Oxfam y Médicos sin Fronteras. Más del 50% de los medicamentos que distribuye Unicef y el 70% de los fármacos contra el sida del programa de EE UU en países en desarrollo se fabrican en India, con una ahorro del 90%.