Energía

La CNE autoriza a ACS a votar en la junta de Iberdrola en temas menores pero no en los estratégicos

El consejo de administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha autorizado hoy a ACS a votar en la junta general de accionistas de Iberdrola en temas menores, aunque el grupo constructor no podrá decidir en el plan estratégico ni acceder al consejo de administración.

En concreto, la CNE permite a ACS votar en la junta de Iberdrola con unos derechos del 10%, que es el límite fijado en los estatutos de la eléctrica, en cuestiones que van más allá de la aprobación de las cuentas anuales, del informe de gestión y de la propuesta de repartos de dividendos, aunque todavía se desconoce el alcance de estas concesiones.

No obstante, el regulador acordó prohibir al grupo constructor el ejercicio de los derechos de voto por encima del 3% en todas las decisiones de la junta que afecten al diseño de la estrategia de la empresa en el sector eléctrico, así como el nombramiento de representantes dominicales en el consejo de administración de la eléctrica, aunque ACS nunca ha solicitado entrar en el máximo órgano de gobierno de Iberdrola.

El organismo que preside María Teresa Costa mantiene con esta resolución un equilibrio entre la solicitud de ACS para ejercer sus derechos de voto en Iberdrola más allá del 3%, y la petición de Iberdrola de que el grupo cumpla con la ley que rige este límite. Finalmente, la CNE no ha atendido la petición de la eléctrica de que en su dictamen tenga en cuenta los precedentes aplicados a ''La Caixa'', que tuvo que optar entre Repsol YPF y Endesa, y al BBVA, que tuvo que elegir entre Iberdrola y la petrolera hispano-argentina.

En estos expedientes la CNE sólo autorizó el ejercicio de derechos de voto por encima del 3% para aprobación de las cuentas anuales, del informe de gestión y de la propuesta de reparto de dividendos. La posibilidad de que ACS pueda votar en cuestiones como ampliaciones de capital, es una cuestión de importancia en Iberdrola, ante la inminente operación sobre Scottish Power, cuya financiación está prevista a través de este mecanismo, entre otras fórmulas.

La CNE solucionó así el expediente formulado por ACS en octubre de 2006 para ejercer sus derechos de voto en Iberdrola en proporción a su participación (12,44%), dado que al ser también el primer accionista de Unión Fenosa (40,47%) sus derechos en la eléctrica vasca estaban limitados al 3% por ser dos operadores dominantes en el sector eléctrico, según contempla el artículo 34 del Real Decreto Ley 6/2000.

El organismo que preside María Teresa Costa tiene capacidad para modificar esta medida de acuerdo al apartado número 5 del mismo artículo, que contempla que el regulador podrá autorizar el ejercicio de los derechos de voto correspondientes más allá de este límite, "siempre que ello no favorezca el intercambio de información estratégica entre operadores ni implique riesgo de coordinación de sus comportamientos estratégicos".