Operativa de crédito

Los inversores a crédito apuestan por una caída del Ibex

La Bolsa se anota en lo que va de año nada menos que un 4,4% y le queda un leve 1,56% para alcanzar los 15.000 puntos. Sin embargo, una parte del mercado, sobre todo los pequeños inversores, prevé retrocesos. Las apuestas bajistas en las operaciones a crédito doblaban a las alcistas a cierre de enero.

La fortaleza del Ibex 35 es incontestable. Pese a la caída de ayer, está muy cerca de máximos históricos y vuelve a ser, de nuevo, el mejor índice del Viejo Continente en lo que va de año, por encima incluso del Dax alemán, que le va a la zaga con un alza del 3,98%. La mayor parte de los expertos augura además que todavía hay margen de mejora para las Bolsas: hay liquidez, los resultados empresariales seguirán tirando y no hay problemas macroeconómicos.

Sin embargo, no todo el mercado coincide con este análisis. Una mayoría de los inversores que hacen uso de la operativa de crédito al mercado -minoritarios, sobre todo- calcula que lo más probable es que la Bolsa española caiga, al menos en el futuro más inmediato. El importe de los saldos vivos que auguraba un retroceso del Ibex 35 (posiciones cortas) a finales de enero era notablemente superior al importe de las apuestas alcistas (posiciones largas).

El importe de las ventas alcanzaba los 74,3 millones de euros, mientras que el de las compras tenía un valor de 51,6 millones. Una situación excepcional pues, históricamente, las posiciones que apuestan por las subidas superan a las que auguran descensos. Esta situación se prolonga desde finales de diciembre, cuando las posiciones cortas superaban a las alcistas al situarse en 70,79 millones frente a 49,9 millones. 'Este hecho prueba que, tras la escalada de la renta variable, hay una parte de los ahorradores -especialmente los pequeños- que están esperando una caída del mercado', señala Alberto Roldán, subdirector del departamento de Análisis de Inverseguros.

Con el crédito al mercado, el inversor puede comprar acciones sin disponer de todo el dinero que le costaría en el contado o vender títulos que ni siquiera tiene en su cartera para sacar partido de su eventual bajada. Aunque el volumen que mueve esta operativa es pequeño -la contratación en enero se situó en 74,2 millones de euros sumando las compras y las ventas- revela cuál es el sentimiento de una parte del mercado respecto a la renta variable.

Atendiendo a los datos de contratación (que representan las operaciones efectuadas en el periodo y no las apuestas vigentes, como ocurre con el saldo vivo) desde 2002, sólo en el intervalo comprendido entre los meses de abril y agosto del año pasado las ventas superaron a las compras. Fue en mayo de 2006 cuando los inversores tuvieron que enfrentarse a una importante corrección, que llevó al Ibex 35 a marcar un mínimo de 10.797 puntos al cierre del 13 de junio. Se dejó 1.285,8 puntos respecto a su récord previo, en los 12.083,3.

Según los datos del último día de enero, los valores en los que más desequilibrios hay entre las posiciones alcistas y las bajistas en favor de estas últimas son Repsol, Aguas de Barcelona y Altadis. En el otro lado de la balanza, las apuestas eran mayoritariamente al alza para Fadesa, Antena 3 y Banco Popular.

Una operativa que gana seguidores

El volumen negociado por el crédito al mercado en la Bolsa española lleva experimentando una sostenida tendencia al alza en los últimos ejercicios. En enero de este año, alcanzó los 74,2 millones de euros, un 19,9% superior al del mismo mes de 2006. El año pasado, se situó en los 685 millones de euros, entre las compras y las ventas, lo que representa un incremento del 54% respecto a 2005. El máximo, en cualquier caso, se remonta al año 2000, cuando la contratación alcanzó los 1.033 millones de euros.

El crédito al mercado, en el que el cliente sólo ha de depositar el 25% del importe realmente invertido, está regulada por ley, a diferencia del préstamo de valores. Esta última operativa es habitual entre los inversores institucionales, que se prestan, a través de un contrato privado, su cartera de títulos con diversos fines.

Pese a que la normativa de crédito autoriza a cualquier banco, caja, cooperativa de crédito o sociedad de valores a disponer de este servicio, en España tan sólo lo ofrecen tres entidades: Fibanc, RBC Dexia (ex Bancoval) y Bankinter. Los dos primeros venden su producto a terceros.