Los lunes de los fondos

La gestión alternativa gusta

Ofrecen una buena diversificación en renta variable o fija con los mercados en caída

Se han derrochado ríos de tinta durante cerca de dos años ya sobre el tema de los fondos de gestión alternativa o fondos hedge. Una vez que finalmente su aprobación se ha materializado parece haberse reducido algo este ruido. De hecho, el número de fondos de inversión libre (según la denominación adoptada en España por el regulador para los fondos hedge) lanzados en España ha sido de momento bastante limitado. Esto es cierto, en especial teniendo en cuenta la gran actividad desplegada por el sector de la inversión colectiva española durante el pasado año y previo a la definitiva aprobación de los mismos. Pocos se han librado de la fiebre de los fondos hedge, ya que a las grandes gestoras nacionales, que incluso ya disponían de sus compañías de fondos de inversión alternativa, se han unido grupos relativamente pequeños. Incluso cajas de ahorro y cajas de ahorro rurales, que parecen encontrase muy lejos del glamour que suele llevar aparejado el mundo de los fondos hedge, no han querido quedarse fuera del juego.

En cualquier caso, todas los grupos con proyectos y planes en este área han querido vender las bondades del producto. Rentabilidades positivas en cualquier circunstancia de mercado, control estricto del riesgo y baja volatilidad, acceso a productos tradicionalmente sólo para ricos y diversificación son algunos de los beneficios aducidos por los comercializadores se estos fondos.

En el lado contrario nos hemos encontrado escépticos, entre los que no faltaban profesionales de la gestión de fondos tradicional, que discuten muchas de esas bondades y nos recuerdan sus puntos negativos. En el primer caso argumentan que las rentabilidades positivas en cualquier circunstancia de mercado no son siempre conseguidas y que bastantes de estos productos tienen betas elevadas por lo que son arrastrados durante las caídas. Además, como sucede con la gestión tradicional, hay productos buenos y malos por lo que los beneficios sólo son disfrutados si invertimos en los fondos de calidad pero resulta que bastantes de ellos suelen estar cerrados a nuevos inversores por lo que el acceso real a los mismos resulta reducido.

En relación a los puntos negativos recuerdan que las comisiones de gestión y beneficios son muy elevadas y que no se justifican en gran cantidad de productos. Aducen que la realidad es que las excesivas comisiones están promovidas por la avaricia de sus gestores que ven en el mundo de la gestión alternativa su puerta a la riqueza.

Como en casi todos los órdenes de la vida las cosas son complicadas, requieren de numerosas matizaciones y la verdad suele residir en algún punto intermedio. El espacio y formato proporcionados por un artículo imposibilita en cualquier caso entrar en detalle o discutir esta polémica.

Lo que sí vamos a intentar es arrojar algo de luz sobre uno de los puntos más interesantes de la gestión alternativa en nuestra opinión y que el inversor minorista olvida o deja algo de lado en numerosas ocasiones. Este es el del pretendido beneficio de la diversificación. Existen lógicamente estudios sobre el tema pero Lipper ha querido aportar su granito de arena en un muy reciente estudio recogido en un informe con el título de El papel de los fondos hedge y fondos de inversión con objetivos hedge en las carteras de inversión.

No vamos a entrar aquí en demasiados detalles técnicos pero existen dos aspectos interesantes del estudio: uno es que tiene en cuenta no sólo a los fondos hedge puros como tal sino que añade al mismo a los fondos de inversión tradicionales que siguen políticas de inversión propias de fondos hedge. El segundo es la utilización de estadísticos de correlación más apropiados a la naturaleza del comportamiento de los fondos hedge. El resultado es interesante en el sentido de que, aunque viene a coincidir con las apreciaciones realizadas en otros estudios, arroja unas conclusiones muy claras.

Las conclusiones son en primer lugar que los fondos hedge ofrecen una buena diversificación, en especial cuando los mercados de renta variable o de renta fija están cayendo, que es precisamente cuando es más necesitado por los inversores. Otra conclusión es que los fondos de inversión con objetivos hedge ofrecen similares beneficios de diversificación. Por último, se concluye que ambos tipos de productos tienen niveles de VAR (value at risk, es decir riesgo asumido) inferiores a fondos de inversión de Bolsa de grandes o de pequeñas compañías e incluso de fondos inmobiliarios.

Análisis: Los estudios, positivos

¦bull; Una de las conclusiones más interesantes del estudio reciente mencionado es que los fondos que persiguen objetivos de inversión de retorno absoluto similares a los fondos hedge disfrutan de los mismos beneficios de diversificación que estos.

¦bull; La legislación europea sobre fondos UCIT III permite el acceso a los gestores a nuevos activos financieros que dotan de una gran flexibilidad a la gestión.

¦bull; Pareciera que es posible para estos gestores obtener comportamientos parecidos aunque no tengan la libertad total de los fondos hedge puros.