EDITORIAL

El proyecto de Seopan

El capital privado pide más cancha para financiar infraestructuras. La patronal de las grandes constructoras, con vistas a asegurar carga de trabajo a medio plazo, plantea un nuevo sistema que consiste en la promoción por parte de la iniciativa privada de autovías o líneas férreas con la ayuda de subvenciones públicas en corredores con tráficos que inicialmente no aseguran la rentabilidad. Posteriormente, cuando la actividad lo permitiera se establecerían peajes y, más adelante, se devolverían al Estado las ayudas recibidas. La fórmula parece sugerente y puede facilitar la construcción de infraestructuras en zonas poco desarrolladas. Su aplicación requeriría, eso sí, un eficaz control de los estados contables de cada concesionaria para asegurar el retorno del dinero público, y que la definición de los corredores donde se aplicara la fórmula fuera potestad del Estado.