Valores

JPMorgan frena la euforia de Grifols y cambia su recomendación a neutral

JPMorgan puso ayer el freno a las acciones de Grifols, que durante la semana pasada disfrutaron de una revalorización del 7,9%. El banco de inversión defiende que la fortaleza de la empresa ya se refleja en el precio de la acción y recomienda una posición neutral.

Grifols, el fabricante de hemoderivados, se está acercando a su techo bursátil y el mercado reacciona retirándose. Las acciones cayeron ayer un 2,45% hasta los 11,92 euros. Fue uno de los peores comportamientos del mercado continuo. La bajada se produce después de que el pasado viernes, Grifols alcanzara los 12,44 euros, su máximo histórico.

El banco de inversión estadounidense JPMorgan cambió ayer su precio objetivo de los 9,6 euros hasta los 13,40 euros. Aunque dada la cotización de la empresa sanitaria, el banco varió su recomendación de sobreponderar a neutral. Aun así, la acción mantiene un potencial de crecimiento del 12,4%.

La tendencia alcista de las últimas semanas de Grifols se sustentó en los buenos informes de los analistas. En ellos pesó, sobre todo, el permiso que concedió la administración estadounidense para que la compañía española comercialice Flebogamma DIF en su país. Es un producto que sirve como barrera para frenar la inmunodeficiencia primaria, una patología que reduce las defensas del cuerpo.

Ibersecurities y Santander fijaron un precio de 13,80 euros y 14,3 respectivamente, aunque Grifols no ha logrado alcanzar este nivel. Y eso que su revalorización desde que entró en Bolsa el pasado mes de mayo ha sido del 170,9%.

En su informe, JPMorgan estima un PER para 2007 de 31 veces. Ello ya refleja, según el banco, la previsión de que Grifols tendrá un crecimiento anual del beneficio neto por acción del orden del 21% entre 2006 y 2011. El efecto de la nueva licencia se refleja en que JPMorgan ha modificado el beneficio por acción estimado para 2007. De 0,34 euros ha pasado 0,39. Y en 2008, de 0,43 euros a 0,55.

Sin embargo, el banco de inversión asegura que la demanda aumentará en Estados Unidos a raíz de la nueva licencia, pero no de forma excesiva: un incremento del 17,4% de las ventas este ejercicio. Además, recuerda que Grifols aún no tiene el permiso para comercializar su producto en Europa. La empresa confía en obtenerlo a finales de 2007 o a principios de 2008. Y aunque reconoce que el continente impulsará la demanda, también a lerta que será un crecimiento paulatino.