Ramón Forcada

'Las inmobiliarias tienen una inercia muy fuerte'

Ofrece una visión sobre la Bolsa española alejada de las previsiones que manejan la mayoría de firmas de análisis. Enumera argumentos de peso a favor de las constructoras e inmobiliarias. Suficientes para garantizar que el Ibex vuelva a despuntar este año

Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter, asegura que los movimientos empresariales volverán a marcar el rumbo de la Bolsa este año. Es más, encuentra que los sectores que muchos otros expertos dan por agotados para este año aún tendrán mucho que decir en el devenir del mercado.

¿Hasta cuándo puede la Bolsa española seguir batiendo al resto de grandes índices europeos?

Pensamos que todo el año y hemos apostado por ello en contra de lo que comúnmente se piensa. Hay un factor determinante para apoyar parte de nuestras estimaciones en este sentido. Y es que el mercado español ha estado más respaldado por los movimientos corporativos, algo que en otros países no es tan claro. En la Bolsa española tiene bastante peso todo el sector construcción e inmobiliario. Nosotros, aunque compartimos la idea cada vez más extendida de que el ciclo se está agotando, creemos que hay cierta confusión respecto a los tiempos. Estos sectores aún tienen una inercia muy fuerte y aunque puede que el ciclo se agote en 2008 o 2009, aún no va a suceder.

BANKINTER 6,32 0,83%

¿Qué implicaciones tiene para la Bolsa?

La primera ya la estamos viendo. Las operaciones corporativas se siguen produciendo y en lo que va de año ya hemos visto otra en el sector inmobiliario. Y veremos más. Salidas a Bolsa como la de Realia, por ejemplo. Luego, por el lado de la construcción pura las empresas españolas van a emplear ese alto flujo de fondos acumulado en los años pasados tan buenos. Es cierto que pueden diversificar hacia la energía como hemos visto en el caso de Sacyr o el Acciona, pero no va a ser lo único que hagan.

¿Hacia dónde cree que mirarán las constructoras españolas?

Es muy probable que las constructoras españolas se dirijan al exterior, a otros países europeos. Nosotros pensamos que es muy probable que vayan hacia países recién incorporados a la Unión Europea. Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría... Países que van a recibir ayudas muy importantes de Europa y que aún no son totalmente conscientes del flujo de subvenciones que van a conseguir. ¿Quién es el mejor asesor para esos países en este sentido? Pues las constructoras españolas, porque una vez hecho el trabajo con los fondos europeos para España, ahora pueden exportar ese saber hacer. Pueden ofrecerles trajes a medida donde gestionen la recepción de los fondos, la planificación de las infraestructuras a modernizar, los plazos y la ejecución.

Entonces, ¿ve a estos sectores como protagonistas otra vez en 2007?

Los veo muy activos. Además, hay compañías como Acciona que son ganadoras.

¿La sucesión de opas y pujas como la Endesa hará que las valoraciones de las que queden en Bolsa se encarezcan demasiado?

Va a depender de lo susceptible que sea una empresa de recibir una oferta. Valorar una operación estratégica es complicado ya que una compañía puede valer más o menos dependiendo del encaje que tenga para el que compra. En Endesa no había un accionista claro que controlara la compañía, como podía haber en Gas Natural o Repsol. Las compañías que tienen un accionista de control claro suelen cotizar con descuento. Es una limitación para que el mercado valore libremente la compañía, porque no sólo tiene que haber algún interesado que se acerque a la empresa, sino que tiene que hacer una oferta que sea conveniente para el accionista mayoritario no solamente desde el punto económico, sino del resto de ámbito que pueda haber.

¿Estamos ante el riesgo de burbujas?

Ese riesgo siempre existe pero a mi me parece que hay que relativizarlo. Esto no es la burbuja de internet en la que algo que vale 100 de pronto caiga a 10. Aquí la discusión está más acotada. En el sector inmobiliario no sólo hay beneficios, sino que hay activos que los respaldan. Es distinto que haya una burbuja a que los precios de determinados activos deban tener una corrección.

¿Es lógico entonces que se den correcciones?

Yo creo que sí. Hay algunas compañías que sería lógico que tuvieran alguna corrección en precio. Algunas inmobiliarias cotizan muy por encima del valor neto de sus activos y tampoco parece muy lógico.

Las previsiones macroeconómicas que se manejan para este año son mucho más optimistas que las microeconómicas. ¿No le parece extraño?

Es verdad pero tiene una explicación. Se han dado determinados factores en los últimos tres años que han favorecido mucho los resultados empresariales como los cambios contables a nivel internacional o los tipos de interés. La macroeconomía no ha tenido esos impactos puntuales pero sí se ha visto afectada por la globalización. La consecuencia es que las economías que antes eran emergentes son mucho más estables y presentan tasas de crecimiento muy dinámicas, mientras que los países de más peso crecen menos. El resultado es que el crecimiento a nivel mundial es menos vistoso pero también menos inestable.

Pocos obstáculos para la Bolsa

A Ramón Forcada le cuesta trabajo encontrar un 'obstáculo real' para la Bolsa y la economía. Y en sus cálculos entra que el Ibex concluya el ejercicio en el entorno de los 16.450 puntos, un 12% por encima de los niveles actuales. Reconoce, eso sí, que hay unas serie de obstáculos que deberán salvar las Bolsas para garantizar esa buena evolución entre los que cita dos en particular: los resultados y los tipos de interés.

Apunta que la temporada de resultados en EE UU ha sacado a la luz que la capacidad de sorpresa de las empresas se reduce. Las previsiones ya no son tan cautas y cuando hay errores las empresas se quedan cortas en sus estimaciones.

El otro obstáculo para el mercado será adaptarse a un entorno de tipos menos cómodo. 'La Reserva Federal no va a bajar los tipos tan rápido como se piensa ni el BCE se va a quedar en el 3,75%', concluye. Razones por las que prevé una primera parte del año más compleja.