Negociaciones

La SEPI negocia la entrada de una firma energética en Astano

El presidente de la SEPI, Enrique Martínez Robles, desveló ayer que está negociando la instalación de 'una empresa energética' en parte de los terrenos que ocupa el astillero de Navantia en Fene (la antigua Astano) y volvió a rechazar los planes de la Xunta para que el centro pase al sector privado.

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Enrique Martínez Robles, reveló ayer que el holding público está negociando la instalación de 'una empresa energética' en los terrenos ociosos del actual astillero de Navantia en Fene (la antigua Astano), en la ría de Ferrol, informa EP.

Desde la SEPI no ofrecieron ningún detalle sobre esta operación. Fuentes del sector descartaron que en los terrenos de Navantia se vaya a instalar alguna de las tres grandes eléctricas españolas y apuntaron al posible interés de algún proyecto relacionado con energías limpias.

Hace una semana, el responsable de la SEPI ya señaló que, con algunos ajustes y cambios, el holding público podría hacer un esfuerzo para ceder 200.000 metros cuadrados del terrenos ociosos en el astillero para una actividad 'que no fuese la construcción naval civil'.

En este sentido, ayer insistió en que la propuesta presentada recientemente por Astilleros Barreras para hacerse con el centro de Fene e incorporarlo a su actividad de construcción civil 'es irrealizable'. El plan, que cuenta con el respaldo de la Xunta de Galicia y el apoyo financiero de Caixanova y Caixa Galicia, prevé una inversión de 40 millones de euros en la planta y la creación de 300 puestos de trabajo directos y otros 2.000 indirectos. El centro se encargaría de la construcción de buques de más de 200 metros de eslora y de proyectos off-shore.

Para Martínez Robles, alrededor de este proyecto se está generando una 'confusión interesada', ya que la antigua Astano tiene prohibido dedicarse a la construcción naval civil durante 10 años por acuerdo de la Comisión Europea de 1 de junio de 2005.

Según explicó, este acuerdo, que se enmarca en el proceso de reestructuración de los astilleros públicos de Izar que se pactó en diciembre de 2004, se dio a conocer 'por parte de las autoridades pero no se hizo público, en virtud del Artículo 296 del Tratado comunitario, por afectar a cuestiones de Defensa'. Martínez Robles tiene previsto remitir este acuerdo al consejero de Industria de la Xunta, Fernando Blanco, con quien se reunirá el próximo día 7 para dejar 'zanjado' el asunto 'y que no se vuelvan a hacer propuestas que no pueden salir adelante'.

Según el presidente de la SEPI, 'la única posibilidad' de que Barreras pudiera construir barcos civiles en Fene es que pagara los 1.200 millones de euros de ayudas recibidas por los astilleros de Izar y que Bruselas declaró ilegales, lo que forzó a la reestructuración del sector en España. Esta remodelación supuso la creación de Navantia, una empresa nueva dedicada a la construcción naval militar que agrupó los activos militares de Izar y, a petición de los sindicatos, las plantas de Fene y San Fernando (Cádiz), que entraron en el nuevo grupo a condición de abandonar el negocio civil. Navantia tiene permiso para realizar construcción civil, siempre y cuando no supere el 20% de su actividad total.

La Xunta rechaza un uso industrial

El consejero de Industria de la Xunta, Fernando Blanco, rechazó ayer la intención de la SEPI de convertir en suelo industrial los terrenos ociosos de la antigua Astano y reiteró que el proyecto industrial propuesto por la Xunta y liderado por Barreras para construir barcos 'no tiene vetos' de la Unión Europea, informa EP. Blanco criticó la 'mala posición' de la SEPI con su anuncio sobre la posible instalación de una empresa energética en terrenos de Fene, ya que la sociedad estatal 'no es la propietaria de los terrenos, que son una concesión', según advirtió.