TSJ

Ibarretxe asegura que volverá a reunirse con Batasuna por ser el único camino para la paz

El lendakari, Juan José Ibarretxe, acudió ayer a declarar al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, imputado por un delito de desobediencia por reunirse con miembros de Batasuna, y aseguró al juez instructor, Roberto Saiz, que piensa seguir 'hablando con todos' porque 'no hay otro camino' para lograr la paz.

Ibarretxe se ha convertido en el primer lendakari llamado a declarar ante un tribunal y en el segundo presidente autonómico tras Jordi Pujol. El jefe del Ejecutivo vasco desveló posteriormente a los medios de comunicación el contenido de su declaración ante el magistrado, quien le imputa un delito de desobediencia como cooperador necesario por una reunión celebrada el pasado 19 de abril con Arnaldo Otegi, Pernando Barrena y Juan José Petrikorena.

El lendakari aseguró que, durante la hora y media que declaró ante al tribunal, transmitió al juez que 'di mi palabra a la sociedad vasca de que iba hablar con todos y de todo para solucionar los problemas y buscar una salida. Lo he hecho, lo haré y lo seguiré haciendo para buscar la paz' porque 'no hay otro camino'. Insistió en que no se puede 'criminalizar el diálogo' y calificó la causa abierta contra él de 'solemne barbaridad' porque su iniciativa de hablar con todos puede ser 'criticable', pero no punible penalmente.

Querella

También desveló que durante su comparecencia no respondió a las preguntas del Foro Ermua, asociación que interpuso la querella criminal origen de este procedimiento, por una 'actitud de dignidad'.

Precisamente, el Foro Ermua anunció que ampliará su querella después de que, según afirmó el abogado de dicho colectivo Fernando García Capelo, Ibarretxe haya reconocido ante el juez haberse reunido con Batasuna después del 19 de abril.

El lendakari, del brazo de su esposa, Begoña Arregi, llegó al Tribunal en medio de una gran expectación mediática. Allí le esperaban, pese al frío y la lluvia, el Gobierno Vasco en pleno y varios centenares de militantes nacionalistas, convocados por el PNV, que le recibieron entre gritos de apoyo y aplausos. También estaban presentes miembros de las ejecutivas de las tres formaciones que sustentan el tripartito vasco.