Programa

Solbes apadrina la política económica de Sebastián para Madrid

El candidato del Partido Socialista a la alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, concitó ayer la mirada del mundo empresarial y político al presentar su programa apadrinado por el vicepresidente del Gobierno Pedro Solbes, con el que mantuvo grandes discrepancias cuando Sebastián dirigía la Oficina Económica de Presidencia.

Sebastián, que diseñó el programa económico del candidato Zapatero en 2004, y Solbes mantuvieron durante tres años profundas diferencias en los grandes asuntos económicos que han surgido durante la actual legislatura, como la reforma fiscal, la opa de Gas Natural sobre Endesa o el nombramiento del gobernador del Banco de España.

Por ese motivo, todos los asistentes esperaban ansiosos, en un desayuno organizado por el Foro de la Nueva Economía, cuáles y en qué tono serían las palabras con las que Solbes presentaría a Sebastián.

Al final, el vicepresidente no dio pábulo a los rumores, 'la relación entre la realidad y lo que se publica es muy grande a veces', e hizo una encendida defensa de los méritos académicos y profesionales de Sebastián, al que agradeció su trabajo durante esos tres años y su compromiso con el PSOE al presentarse como candidato. 'Los mejores siempre acaban abriendo paso. Miguel ha sido un excelente colaborador, con el que no siempre he estado de acuerdo, pero esa es la actitud que espero de todos mis colaboradores', dijo. Ante esas palabras, Sebastián dijo sentirse halagado por los elogios 'del mejor ministro de la democracia'.

Propuestas

En su discurso, el candidato socialista apostó por un nuevo modelo de la ciudad, en el que haya convivencia, calidad de vida y oportunidades. 'Madrid tiene una renta per cápita de 35.000 euros anuales, casi la misma que Alemania y Japón, y sigue teniendo fuertes necesidades sociales en colectivos como los de la tercera edad, los 'mileuristas' o los discapacitados', señaló. En su opinión, esto se ha producido por la 'excesiva centralidad', que ha creado grandes desequilibrios territoriales. 'Entre Chamartín y Puente de Vallecas hay una diferencia de renta de 32.000 euros, la misma que entre EE UU y Botswana', apuntó.

Sebastián criticó que el actual alcalde solo fomente el desarrollo del transporte privado y denunció el 'mal funcionamiento' del metro, por el que se pierden, según sus cálculos, 5,6 millones de horas en desplazamientos.

Transporte público gratis y vuelta del tranvía

El primer compromiso adquirido por Sebastián ayer fue un pacto por la movilidad, para el que propuso, entre otras medidas, que el transporte público sea gratuito hasta los 21 años, peatonalizar la Gran Vía entre las calles Fuencarral y San Bernardo; crear dos líneas de tranvía, que cruzarán la ciudad de norte a sur (Plaza de Castilla-Atocha) y de este a oeste (Vallecas-Hortaleza); y construir aparcamientos 'disuasorios' a las afueras. El candidato se mostró partidario de mantener sólo aquellos parquímetros que tengan efectos disuasorios y no recaudatorios y se mostró contrario al establecimiento de peajes a la entrada de Madrid. 'No soy partidario de subir impuestos. Los peajes son elementos recaudatorios y regresivos', apuntó. A lo que sí se comprometió fue a bajar el IBI y a fomentar el alquiler de las 180.000 casas que permanecen vacías.