Declaraciones

Ordóñez avanza que el PIB aumentó cerca del 3,8% el pasado año

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirmó ayer que la economía española creció en el entorno del 3,8% en 2006, creándose 700.000 nuevos puestos de trabajo. Aunque este dato no tiene por qué coincidir con la cifra oficial, que hará público el Instituto Nacional de Estadística dentro de varias semanas, el Banco de España suele acertar en sus estimaciones iniciales sobre la evolución de la coyuntura.

Así, Ordóñez recalcó que este crecimiento supera al de los siete países más industrializados del mundo. 'Es la primera vez en mucho tiempo que ocurre algo así; no sólo ha superado el avance de la actividad de los países de la zona del euro, sino también el de Reino Unido, Japón y Estados Unidos, que en los últimos años había venido creciendo por encima de España', señaló, en una conferencia en el Círculo de Economía de Barcelona.

El gobernador resaltó también que con este crecimiento, España ha podido situarse ya 'en el séptimo lugar entre los países industrializados, por delante de Canadá y sólo por detrás de EE UU, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia'.

Entre los indicadores desfavorables, destacó que el año se cerró con una inflación del 2,7%, por encima de lo estimado oportuno por el BCE. Este repunte de los precios vuelve a situar a España como el país más inflacionista de los siete más industrializados del mundo. Lo mismo sucedió, indicó, con el desequilibrio de la balanza corriente, ya que 2006 habrá cerrado con un déficit 'próximo al 8% del PIB'.

La ejecución presupuestaria, sin embargo, está entre los datos positivos. Ayer mismo, el Ministerio de Hacienda publicó las cifras de los nueve primeros meses de 2006. El superávit acumulado del conjunto de las administraciones (Estado, municipios y comunidades) alcanzó los 38.072 millones de euros, el 3,9% del PIB. El Gobierno espera que haya cerrado el ejercicio, algo por debajo, en torno al 1,5 del PIB.