æscaron;ltima

Las escapadas a cuerpo de rey ganan a las vacaciones largas

El 55% de los viajeros prefiere los periodos de descanso cortos en fines de semana o días laborables

El Hotel Nacional, del grupo NH, en Atocha
El Hotel Nacional, del grupo NH, en Atocha

Las vacaciones como las de la familia Alcántara, de la serie Cuéntame como pasó, en la que niños, padres y abuela pasan un mes de vacaciones en un sitio barato de la costa española quedan para la historia. Los españoles de hoy prefieren mayoritariamente las escapadas cortas en cualquier momento del año, donde 'les traten a cuerpo de rey', explica Luis Álvarez, director de marketing de NH Hoteles.

El comportamiento del turista español ha cambiado rápidamente en los últimos años. Aunque el verano siga siendo la época con mayor número de días libres, el 55% de los españoles de hoy prefieren los viajes de ocio en fines de semana o días de asueto, frente a un 45% que prefiere las vacaciones tradicionales, según un estudio de esta compañía sobre las costumbres turísticas realizado a un millón de sus clientes. Hace sólo seis o siete años, según Álvarez, entre el 70% y el 80% preferían los viajes en sus periodos de descanso tradicionales, sobre todo de verano.

Las tornas han cambiado. ¿Quién puede tomarse hoy en día un mes de vacaciones seguidas en julio o agosto? Es uno de los cambios socioeconómicos que según el directivo de NH están alterando el sector. También ha aumentado el poder adquisitivo, han aparecido las líneas aéreas de bajo coste -que ponen al viajero en las grandes ciudades por poco dinero- y existe una mayor información sobre la oferta turística. 'La cultura ha cambiado. Ahora nos mimamos más. En los viajes intentamos satisfacer nuestras aficiones, acudir a eventos o buscar la naturaleza', señala Álvarez. 'El descanso en verano es una necesidad, en las escapadas se busca hacer lo que te encanta', precisa.

La gastronomía, el ocio, el deporte y los espectáculos -como los musicales- cobran especial interés, pero también se pagan. El gasto medio por persona y día en una escapada se sitúa en 223 euros (incluye alojamiento, transporte, comidas y gastos de estancia), frente a los 191 euros en las vacaciones tradicionales.

Viajes cortos, pero en abundancia. 'Los españoles viajan mucho', comenta Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos. Si en 2000 sólo el 30% de los clientes eran españoles, según datos facilitados por Estalella, en 2006 representaban el 50%. 'A día de hoy, España es nuestro principal mercado', reconoce.

Coger el coche para viajar en un radio máximo de 400 kilómetros se destaca como lo habitual en estas escapadas, con una duración media de dos días, y que en un 60% se realizan en fin de semana. ¿El rumbo? El 58% prefiere un alojamiento urbano, en ciudades tradicionalmente turísticas, con núcleos históricos o donde realizar compras.

'Lo que más me ha sorprendido del estudio es que la gente viaje con tanto efectivo', comenta Estalella, ya que el 49% paga por este medio. 'También me sorprende que el 40% de las escapadas se hagan en días laborables, ya que no coincide con la percepción que nosotros teníamos. Eso es algo que en ciertos alojamientos, como los rurales, no ocurre. Se quejan mucho porque la ocupación es baja entre semana'.

Pero hay un dato que año tras año se repite: el 75% de los españoles reserva el hotel sólo entre 15 días y un mes antes de viajar. Parece que en la tardía planificación sí se parecen los españoles de antes y los de ahora.