CincoSentidos

Los hoteles más exclusivos del mundo

Naturaleza salvaje vista desde la piscina, mayordomos privados, 'picnic' en una góndola. Un estilo de vida para el viajero singular.

Arquitecturas palaciegas, entornos bendecidos por la naturaleza, gastronomía de altura, todo lujo de comodidades. Las guías más prestigiosas los consagran cada año como los hoteles más excelsos del mundo. Descanso divino para selectos bolsillos de los mortales.

La revista Travel & Leisure lleva once años clasificando los 100 mejores establecimientos del planeta. En el último ranking, eleva a la primera posición el Singita (que en el idioma local significa milagro) Private Game Reserve, un hotel que se haya inmerso en una naturaleza exuberante, como es el parque nacional Kruger, a orillas del río Sand. Pero además ofrece algo difícil de encontrar en otros lugares del mundo: desde sus piscinas se pueden contemplar, sin peligro, leones, cebras y otros animales salvajes.

El lujo asiático domina los primeros puestos de las clasificaciones. En la India, el Oberoi Udaivilas ofrece el mejor servicio del mundo, según Condé Nast Traveller. El hotel está ubicado en un histórico palacio de la ciudad de Udaipur, a orillas del lago Pichola. El paradisiaco marco adorna el suntuoso interior. Habitaciones con patios tapiados y piscinas privadas que simulan un foso y pasan por delante de las terrazas. En las suites, los clientes disfrutan de su propio mayordomo. Entre sus servicios, sobresale el spa y su cocina, india tradicional y occidental. Una opción para los huéspedes más intrépidos es llevarse para el almuerzo una cesta de picnic a una góndola privada. Dispone también de siete salas de reuniones, dotadas de modernos equipos audiovisuales y servicios de secretaría. Idéntico concepto comparte el Oberoi Rajvilas, en el que sus tiendas de campaña de lujo ponen la nota exótica. Un entorno que cuesta abandonar, salvo para dar un paseo por la región a caballo o en elefante.

Rolls-Royce y guía personal

The Peninsula de Hong Kong lleva 75 años manteniendo el glamour original de los años 20. La flota de Rolls-Royce que el hotel pone a disposición de sus clientes es seña de identidad de su legendario servicio. Sus restaurantes y bares se encuentran entre los más elegantes y exclusivos de Hong Kong, destacando el Felix. Las habitaciones combinan la elegancia europea con el estilo oriental: la más pequeña, 41 metros; la suite Peninsula, más de 400. Además, exclusivos tratamientos de salud y belleza diseñados por la firma propia Espa, centro fitness y piscina.

Faena surgió como un sueño, el de Alan Faena para reeditar la Belle Epoque en Buenos Aires. El hotel, ubicado en el Porteño Building, un silo de 1902, cuando la ciudad era considerada el granero del mundo, ha sido distinguido por Conde Nast Traveller como uno de los mejores establecimientos por ambiente y diseño. No tiene recepción, cada cliente es recibido por un experience manager, un guía personal que organizará todas sus actividades. Un pasillo de 80 metros de largo, conocido como La Catedral, conduce a los diferentes espacios del Universe, la zona en la que se interrelacionan los clientes y que acoge restaurantes, teatro, cabaret, gimnasio, spa y hasta una cava con 390 etiquetas de vino.

Es posible que el lujo que desborda el Burj al Arab de Dubai esté unido en parte a la riqueza acumulada con los petrodólares, pero, aunque esto sea cierto, también lo es que el hotel ha heredado la fastuosidad e imaginación de Las mil y una noches. Burj al Arab, que se ha convertido en el símbolo de Dubai, es además un establecimiento en el que se vislumbra el futuro por sus servicios y avances tecnológicos.

Pero si resulta más atractiva la idea de alojarse en un hotel que al mismo tiempo es una isla privada, Soneva Resort puede ser la mejor elección. Los masajes (maldivés, balinés o tailandés) se unen a las delicias del lugar.