Optimismo

Unión Fenosa prevé duplicar el dividendo en cinco años

La remuneración a los accionistas es una de las partes básicas del plan estratégico de Unión Fenosa hasta 2011. El pay-out subirá del 48% al 55% y el dividendo se duplicará para 2011.

El plan estratégico de Fenosa para 2007-2011 está planteado para crecer por vía orgánica y a través adquisiciones, con el objetivo básico de duplicar el beneficio al final del periodo, sin deteriorar su actual estructura financiera. En palabras de su director financiero, Carlos Martínez de Albornoz, se trata de convertirse en 'el vehículo más adecuado para un inversor que quiera estar en el sector energético español'.

Los gestores quieren además no estar únicamente pendientes de ser posible objeto-sujeto de una operación corporativa, ya sea por una integración con Iberdrola, con la que comparten a la constructora ACS como principal accionista, o con otra empresa energética europea. El plan cuenta con objetivos concretos de mejora y ampliación de su presencia en electricidad, en España y América Latina, básicamente en México, y en gas.

Inversiones

Además se puede decir que este nuevo programa estratégico tiene compartimentos. ¿Qué supone esa característica? Que los objetivos del plan se cumplen en un 90% con la capacidad actual de generación de fondos del grupo y con las mejoras añadidas que intentan lograr a través de las inversiones recurrentes y de desarrollo que ascienden a 5.400 millones de euros.

Pero el plan contempla unas inversiones totales de 9.000 millones hasta 2011. La diferencia, y posiblemente una cifra más elevada, se destinará a compras de empresas que aporten desde el principio liquidez a los resultados del grupo. Según Martínez de Albornoz, se examinan diversas posibilidades, básicamente en Europa y en Estados Unidos, porque no se trata de aumentar el riesgo en América Latina. En caso de que la inversión supere lo 4.000 millones de euros, se optará 'por apelar al accionista'. Es decir, por realizar una ampliación de capital. Pero sin precipitarse, ya que mantener la lograda salud financiera, después de tantos años de esfuerzo, es un tema prioritario. Aunque no hay mandatos concretos varios bancos de negocio se están empleando a fondo en esa operación.

Con la adquisición que se planea s podrán cumplir al 100% o incluso superar los objetivos del plan, en el que también se reservan objetivos muy concretos para los accionistas. Fenosa, que en el pasado ejercicio tuvo un pay-out (parte del beneficio que se destina a la remuneración de los accionistas) del 48%, lo elevará hasta la media del sector, que está en el 55%. Esa mejora junto al aumento del beneficio por acción, que pasará de dos euros en 2006 a cuatro en 2011, permitirá que el dividendo se duplique.

Estos objetivos se plantean en un escenario de crecimiento del PIB en España del 3,2%, de un IPC decreciente ( 3,4% en 2007 y 2,5% en 2011) y un precio del barril del Brent de 65 dólares este año y de 55 dólares en 2011.

Mejora de la percepción de los analistas

El equipo de Fenosa se está empleando a fondo para explicar su plan a la comunidad financiera. Aunque fue presentado el pasado noviembre, cuenta ahora con datos que lo desarrollan. Ese mes, tal vez porque había temas que estaban menos concretados, no fue demasiado bien recibido por los analistas. Ahora el director financiero de Fenosa se ha reunido con expertos en Londres, Estados Unidos y Ámsterdam. Las próximas citas serán en París y Fráncfort. Y parece que ya hay resultados, porque algunos informes han dejado de aludir al posible componente especulativo del valor, que cerró ayer a 38,30 euros (-0,17%). Citigroup ha elevado el precio objetivo a 44 euros y Goldman Sachs a 40. Martínez de Albornoz cree que esos precios, incluso más elevados, se justifican por diversos parámetros como el PER o el valor empresa en relación al Ebitda (resultado bruto de explotación).

Activos estratégicos y activos en venta

El plan presenta algunas novedades respecto a los objetivos que el grupo hasta ahora se había planteado. Y básicamente se refiere al 5% que tiene de Cepsa, que estuvo claramente a la venta durante años pero que no se pudo enajenar por los compromisos con el Banco Santander. Ahora, sin embargo, es una participación que se considera de interés estratégico, y no sólo por los proyectos que le permite desarrollar con la petrolera española. La dirección de Fenosa valora que el primer accionista de esa compañía sea el grupo francés Total, una multinacional con presencia alrededor del mundo. Y es que Fenosa, que también tiene acuerdo con el Eni y Enel, se considera la eléctrica española más diversificada, la que más puede calificarse de 'grupo energético'. Lo que sí venderá son sus participaciones en REE, Auna y Arplus, con las que prevé ingresar más de 530 millones de euros.