Contencioso

Aifos-Ocean View, una partida de mus a cara de perro

La promotora andaluza Aifos, una de las mayores inmobiliarias del sur de España, y la británica Ocean View, que ha vendido promociones de Aifos en Reino Unido, libran sobre el tapete inmobiliariomarbellí una dura partida de mus no apta para principiantes. Ocean View acusó a Aifos a mediados del pasado año, a través de losmedios de comunicación, de haber estafado a sus clientes por no haber construido los apartamentos de Aifos enMarbella que la empresa británica había vendido en Reino Unido previamente.

La presiónmediática ejercida por Ocean View, apenas unas semanas antes de que los principales directivos de Aifos fueran encarcelados en el transcurso de la operación Malaya, en Marbella, obligó a Aifos a acordar el pago de 9,5 millones de euros en compensación por las pérdidas reclamadas por Ocean View. Representantes de una y otra compañía se fotografiaron el 29 de junio de 2006 dándose un apretón de manos, a cara de perro, para ilustrar el acuerdo alcanzado.

Pero la semana pasada las dos compañías volvieron a la gresca. Ocean View contactó con medios de comunicación españoles para adelantarles que Aifos no estaba cumpliendo con lo acordado en junio del pasado año.

La compañía británica lanzó un órdago: convocó para el viernes pasado una multitudinaria rueda de prensa en Málaga en la que se anunciaría que si Aifos no pagaba instaría su entrada en proceso concursal.

Una jugada arriesgada porque acudir a los tribunales para forzar la suspensión de pagos de Aifos implicaría una investigación judicial que extendería en el tiempo las posibilidades de Ocean View de recuperar sus inversiones.

Ocean View ha jugado sus cartas, que no son otras que los medios de comunicación españoles: Aifos invierte cerca de seis millones de euros al año en publicidad y marketing, ha contratado a Julio Iglesias para inaugurar su Hotel Guadalpin, aparece frecuentemente anunciándose en los principales medios de comunicación del país...

La imagen de la empresa es crucial para su negocio, aunque esta se ha resentido después de que sus primeros directivos fueran acusados de pagar más de cuatro millones de euros a cambio de licencias de obras en Marbella.

Una rueda de prensa en Málaga, con más de 20 medios de comunicación convocados, para tratar la amenaza de suspensión de pagos lanzada por Ocean View, ahora que la promotora andaluza trata de mantener su negocio a pesar de los escándalos de corrupción conocidos, ahora que los pisos tardan más en venderse, era demasiado para las cartas con las que juega ahora Aifos.

Así, en principio, el órdago de Ocean View ha tenido efecto. El gabinete de comunicación contratado en España por Ocean View desconvocaba la rueda de prensa del viernes en la noche del jueves pasado: Aifos se comprometió a volver a negociar el mismo viernes por la mañana. Y el viernes por la tarde ambas compañías daban por cerrado el contencioso. ¿Fin de la partida?

Millones en efectivo, casas y pagos pendientes

El viernes pasado, por la tarde, Ocean View y Aifos daban por cerrado el conflicto. Según fuentes conocedoras del acuerdo, la firma británica recibió ese mismo día por la mañana un millón de euros en efectivo y arrancaba el compromiso, firmado ante notario por Aifos, de entregar otros tres millones de euros, inmuebles y un último pago hasta completar los 8,5 millones que Ocean View todavía reclamaba a la promotora andaluza.

Abogados de una y otra compañía negociaron durante el viernes los términos de dicho acuerdo en Málaga. Por su parte, según las mismas fuentes, Aifos logró que Ocean View se comprometiera a no acudir más a los medios de comunicación para difundir el contencioso.

La promotora andaluza cuenta con delegaciones en varios países europeos y factura más de 200 millones de euros al año. Antes de que estallara el escándalo urbanístico de Marbella la compañía barajó la posibilidad de salir a Bolsa.