Debate Antiterrorista

Zapatero reclama en el Congreso "un gran consenso" para recomponer la unidad frente a ETA

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reafirmado en el Congreso de los Diputados su propósito de lograr que "todas las fuerzas democráticas reafirmemos para hoy y de cara al futuro nuestra unidad frente al reto que el terror [de ETA] plantea a todos los ciudadanos españoles". Y para ello ha apostado por ampliar el actual Pacto Antiterrorista, suscrito por PSOE y PP a instancias del propio Zapatero en 2003, "no sólo a los partidos, sino a las organizaciones sociales y cívicas de los españoles, que incorpore también a las asociaciones de ciudadanos inmigrantes, que comparten nuestras ansias (de paz)".

Zapatero ha comenzado su intervención transmitiendo su pésame y el de su Ejecutivo a las familias de las dos víctimas mortales que provocó la bomba con la que el pasado 30 de diciembre los terroristas pusieron fin a toda esperanza de fin dialogado de la violencia. "El pasado 30 de diciembre ETA hizo explotar una bomba de gran potencia, con la que perdieron la vida dos ciudadanos de Ecuador. Habían venido en busca de una oportunidad para ellos y sus familias; contribuían al desarrollo de nuestro país. Quiero transmitir mi más sentido pésame a sus familiares y a todo el pueblo ecuatoriano. Desde ese día han pasado a formar parte de nuestra historia, con sus ilusiones y sus esperanzas, con su trabajo y su entrega. Es un dolor de todos, junto conmigo lo comparten todas las señorías de esta camara", ha dicho el jefe del Ejecutivo.

Zapatero ha dejado claro que fue ETA la que con sus actos decidió romper unilateralmente el alto el fuego permanente, y ha insistido en que "con violencia no hay diálogo". Ante esta situación, ha afirmado que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado seguirán luchando, como lo hicieron durante el alto el fuego, eficazmente contra la banda armada. ETA "tomó la peor decisión; prolongar una actividad criminal que se extiende cuatro decadas", ha lamentado. Pero ha advertido a los terroristas que "no tienen otra salida que el abandono definitivo" de la violencia. Acto seguido ha reconocido públicamente "el claro error" que cometió el 29 de diciembre, 24 horas antes del atentado, cuando "todos los españoles me escucharon decir de que tenia la convicción de que en un año estaríamos mejor" en la lucha contra ETA. "Quiero reconocer el claro error que cometí ante todos los ciudadanos españoles", ha proclamado Zapatero, levantando los primeros aplausos del hemiciclo.

Luego ha querido echar la vista atrás para recordar que en el pasado también otros presidentes intentaron como él acabar con ETA ("Como mis antecesores, también lo he intentado yo"), en referencia a las treguas de 1998, con el PP en el Gobierno, y de 1989, en tiempos de Felipe González. "En todas ellas y también en ésta ETA obtuvo la misma respuesta de los gobiernos: aplicación de la ley y utlizacion de los medios del Estado de derecho para perseguir y juzgar a los terroristas". Siempre ETA "obtuvo una misma respuesta de las fuerzas democráticas", excepto ahora, ha lamentado Zapatero, que ha criticado sin nombrarlo al PP por no secundar las manifestaciones contra el terrorismo celebradas el pasado fin de semana en Madrid y Bilbao.

Un pacto contra ETA ampliado a todos los partidos

Pero sobre todo, el objetivo de la comparecencia de Zapatero ha sido recomponer la unidad de las fuerzas políticas frente al terrorismo, objetivo dirigido especialmente al PP, que no ha dado un minuto de apoyo al presidente en su apuesta por el diálogo desde que se produjo el alto el fuego y que se opuso a la resolución del Congreso de mayo de 2005 en la que se autorizaba al Gobierno a un proceso de diálogo si se certificaba la voluntad de la banda de dejar las armas. Hoy, el presidente ha apostado por "mejorar el alcance de los pactos contra el terrorismo suscritos", y ha anunciado que el Ejecutivo trabajará por la constitución de "un gran consenso democrático que aúne a todas las fuerzas, no sólo a PP y PSOE". De esta manera, convocará en los "próximos días" una reunión de la comisión de seguimiento del Pacto Antiterrorista para evaluar con el PP "la situación y debatir los objetivos de ese gran consenso". "Con el mismo objetivo, el Gobierno convocará a todas las fuerzas políticas parlamentarias para ese gran consenso contra el terrorismo", ha dicho.

Además, se abrirá un "foro" de encuentro del Ministerio del Interior con los partidos, "para hacerles partícipes de la estrategia del Gobierno y reforzar todos juntos los mecanismos con que afrontamos el reto y el chantaje". El presidente del Gobierno ha valorado "los frutos que ha dado" el Pacto Antiterrorista, pero cree que es "hora de abrir a consenso más amplio no sólo de 20 millones de votantes (PSOE y PP), sino de 44 millones de ciudadanos, no sólo políticas, también cívicas". "Ese es el gran reto y espero que todos sepamos estar a la altura que las circunstancias exigen", ha sentenciado.