Azote

Sacyr Vallehermoso pierde el favor de los inversores y cae el 4,49%

Las ventas que vivió la Bolsa española ayer azotaron de lleno a Sacyr Vallehermoso, una de las estrellas del Ibex en 2006. La acción perdió el 4,49% en su cuarto día a la baja para situarse en 43,15 euros.

Después de anotarse el 126,5% en 2006 llegaron las rebajas para Sacyr Vallehermoso. La compañía sufrió en sus carnes el nerviosismo del mercado ayer para convertirse en el peor valor del Ibex en la sesión. Perdió un 4,49% y en las últimas cuatro sesiones acumula ya una caída del 6,7%.

Los expertos no achacaron el retroceso de ayer a nada especial y recordaron que ha sido uno de los valores que ha subido de 'forma desaforada' en los últimos meses.

Los precios objetivos que se manejan en el mercado, no obstante, aún dan recorrido a la acción. La Caixa, de hecho, emitió ayer mismo un informe sobre la compañía en el que actualizaron el precio objetivo para fijarlo en 50,6 euros, un nivel aún un 17,2% por encima del cierre de ayer. La firma, eso sí, revisó la recomendación de comprar a sobreponderar.

Estos expertos encuentran motivos para pensar que la compañía se beneficiará de un flujo de noticias positivas. Consideran que la salida a Bolsa de Itinere está cada vez más cerca, una operación que facilitará la puesta en valor de la concesionaria y permitirá generar mayor visibilidad a Sacyr.

La Caixa tampoco descarta operaciones corporativas por parte de Sacyr Vallehermoso. 'No descartamos que realice alguna operación con Testa con el objetivo de ganar tamaño y dar liquidez a su filial cotizada'.

¿Opa sobre Eiffage?

En cuanto a su participación del 33% en la constructora francesa Eiffage también prevén cambios. La próxima clave llegará con la junta general de accionistas prevista para abril donde, según el banco, se espera que gane un puesto en el consejo de administración. 'Si no consigue entrar en el consejo se dan dos opciones, por una parte vender su participación, o por otra lanzar una opa sobre el 100% que supondría una inversión aproximada de 4.000 millones de euros. La integración de ambas compañías sería muy positiva ya que crearía un líder mundial en infraestructuras, por lo tanto, tal vez abriese la posibilidad a una ampliación de capital', explican desde La Caixa.

Estos expertos tampoco descartan que la compañía tome cartas para refinanciar su actual nivel de deuda, superior a los 17.000 millones de euros, por lo que no verían extraño una emisión de obligaciones convertibles, una operación que valorarían positivamente ya que facilitaría mayores recursos para la compañía.

Finalmente, la nueva estrategia de Repsol tras la entrada de Sacyr Vallehermoso será otra de las claves para la compañía. Está por ver el plan estratégico de la petrolera y la repercusión que supondrá para Sacyr Vallehermoso su entrada en la petrolera.