Récord

El 'bonus' de Wall Street alcanza los 18.000 millones

A John Mack, de Morgan Stanley, le ha durado una semana el título de ser el ejecutivo mejor pagado de Wall Street. Su homólogo de Goldman Sachs le supera con un bonus de 53,4 millones de dólares (40,55 millones de euros). Un pago en línea con un año récord en el que el valor de todos los bonus sumará 23.900 millones de dólares (18.122 millones de euros).

Pocas cosas son más efímeras que un récord en Wall Street en época de euforia. El último que se ha roto es el de los bonus alcanzado en 2005, una marca que ha durado todo lo que podía durar: un año.

Es en estas fechas es cuando se cierran las cifras de estas compensaciones que se cobran en la industria del dinero y que en muchos casos son significativamente mayores que los salarios base. El resultado de las cuentas arroja una cantidad a pagar este año un 17% mayor que la de 2005, según la oficina del interventor del Estado de Nueva York, Alan Hevesi.

Las estadísticas de esta oficina muestran que las plantillas de Wall Street se repartirán un total de 18.122 millones de euros este año, lo que significa que la media del bonus es de 104.464,7 euros (137.580 dólares), un 15% más que en 2005. Hevesi apunta que es entre dos veces y dos veces y media el salario anual de un trabajador en Nueva York que no tenga que ver con el sector financiero. Esta industria da trabajo a menos del 5% de los trabajadores de la ciudad pero la cuantía de sus compensaciones es el 20% de las recibidas por sus residentes.

El responsable de Morgan Stanley será compensado con 35,4 millones

La bonanza del cheque está ligada a la evolución de los mercados y los resultados de las compañías. 'Los beneficios en las siete mayores firmas financieras con sede en Nueva York, alcanzaron los 22.400 millones de euros en los primeros nueve meses, casi un 50% más', explican en la oficina de Hevesi.

Los bonus varían según la firma y el cargo. John Mack, responsable de Morgan Stanley, tendrá un paquete de compensación total (entre acciones y dinero) de 35,4 millones de euros. Mack superaba así el récord de un alto ejecutivo después de que en 2005 quien llevara las riendas de Goldman Sachs, Henry Paulson (ahora secretario del Tesoro), tuviera derecho a 30,4 millones entre acciones y dinero. Días después de conocerse las cifras de Mack se supo que otra vez Goldman es la firma que más compensa a su primer gestor. Lloyd Blankfein se hará con 40,5 millones en acciones y efectivo. Su salario base es de 455.580 euros.

Pero puede que no sea el que más se embolse en Goldman y se rumorea que hay quien ha cobrado más. En marzo, los accionistas eliminaron el tope de 26,5 millones en bonuses efectivo y acciones) que estaba permitido abonarse. Además se estableció que los 25 ejecutivos de más responsabilidad pudieran tener un bonus del 0,6% del beneficio bruto. Este año serían 66,4 millones.

Goldman Sachs repartirá este año 12.452,5 millones en bonus, unos 472.285 dólares de media por empleado. Este cálculo en Lehman es de 5.847 millones y supone un cheque por persona de 254.400 euros aunque las cantidades medias son improbables porque los bonus se ajustan a los resultados de cada uno. En Bear Stearns, recibirán 244.298 dólares como media con la felicitación de las fiestas.

Una gran noticia para las arcas de la ciudad

2006 es el año del exceso. Un cuarto año de euforia bursátil ha llevado a Wall Street a remontar salarialmente las vacas flacas que acompañaron a la explosión de la burbuja bursátil. Y de una manera apabullante. En los felices 2000, cuando el puntocom no se había apagado, los bonuses sumaron 19.500 millones de dólares (14.770 millones de euros). La crisis pasó factura durante apenas unos años, y en 2005 el récord quedó enterrado. Es un gran salto cualitativo para una industria que hace 20 años compensaba con 1.660 millones de euros.

Cálculos no oficiales apuntan a que sumados los bonus de Nueva York con la sede de los hedge funds, situada mayoritariamente en el estado vecino de Connecticut, y los de las empresas de capital riesgo, la cuantía de estos podría haberse disparado hasta los 50.000 millones de dólares, unos 38.000 millones de euros. Alan Hevesi está contento. El interventor del Estado ve impuestos en esta bonanza y calcula que los bonus de Wall Street generarán unos ingresos fiscales de 1.200 millones de euros para el Estado de Nueva York y 380 para la ciudad.

Sus cuentas muestran que las compensaciones anuales en esta industria han crecido un 49% desde 2003, muy lejos del resto del resto de los residentes que en su mayoría han visto disminuir sus bonus.

Por el peso desproporcionado de estos ingresos y el alto poder adquisitivo de Wall Street, Nueva York se encarece, sobre todo el mercado de la vivienda. Las tiendas de la Quinta Avenida, donde los precios son astronómicos, no están llenas. No es mal signo. Los más afortunados mandan a sus personal shopper para que les lleven a casa 'lo que necesiten'.