Pymes

30 firmas y cooperativas andaluzas se unen en una corporación empresarial

Los intentos de unir a las cooperativas y al empresariado andaluz en general para que la comunidad pueda ocupar posiciones de liderazgo en sectores estratégicos empiezan a concretarse. La primera gran corporación andaluza acaba de nacer en Córdoba con la unión de 30 empresas y cooperativas y el respaldo financiero de Invercaria y Cajasur. Esta alianza para acometer grandes proyectos y apostar por la innovación acumula 861 millones en facturación y 4.400 trabajadores.

Aunque el primer intento de unir fuerzas en el sector cooperativo andaluz lo vienen protagonizado Hojiblanca, Covap y Agrosevilla en el campo agroalimentario, una treintena de entidades cordobesas de distintos sectores les han tomado la delantera creando a primeros de diciembre una corporación empresarial pionera en la comunidad. La llamada Corporación Séneca, liderada por compañías como el fabricante de cobre Cunex, está integrada por 16 cooperativas y 14 empresas mercantiles de sectores emergentes como las energías renovables, las telecomunicaciones, el segmento agroalimentario, el sociosanitario o el medioambiental.

Para cristalizar la integración han elegido la figura de la cooperativa de integración precisamente cuando arrecia el debate sobre la reforma de la ley andaluza de cooperativas y tras el intento fallido de Covap de convertirse en sociedad anónima bajo el polémico argumento de que la fórmula cooperativa es menos ágil que la mercantil.

Según desvela Miguel Peláez, responsable de las cooperativas de trabajo asociado (Faecta) en Córdoba e integrante de El Yate, la corporación en la que se integra su cooperativa sociosanitaria es el fruto de muchos meses de trabajo por parte de empresas y entidades como la federación de economía social Cepes Andalucía, que al igual que la Consejería de Innovación de la Junta y la patronal CEA se han marcado como prioridad animar a la cooperación empresarial. 'Se buscaba una alianza lo más amplia posible, no sólo de empresas de economía social', explica.

La alianza, que la pasada semana celebró su primer consejo rector para estudiar los proyectos con los que estrenará su actividad, nace con un capital de más de dos millones de euros para proyectos innovadores y de alta tecnología en sectores de futuro como las energías renovables o las telecomunicaciones que les permitan a las empresas integrantes crecer y diversificarse en el mercado nacional e internacional.

Cunex lidera el proyecto

Cada compañía participa en la alianza con 30.000 euros, mientras que Cajasur y la sociedad pública de capital riesgo Invercaria se han sumado a la iniciativa a través de un convenio con una aportación de 600.000 euros cada uno y el compromiso de aportar financiación para los proyectos que asuma la nueva sociedad. Corporación Séneca, que empezará a operar en 2007, está abierta a la incorporación de nuevas entidades en una segunda fase del proyecto.

Entre las empresas implicadas ahora sobresale el fabricante de cobre Cunex, propiedad del fondo de capital riesgo Corpfin, que lidera la alianza con una facturación anual de 500 millones de euros. También participa el grupo Alsara de supermercados, con más de 800 establecimientos y unas ventas superiores a los 130 millones de euros, y el importador de aceites Antonio Cano. Esta empresa registra unas ventas de más de 100 millones de euros, mientras que la empresa de telecomunicaciones Magtel también se suma con sus 30 millones de euros de volumen de negocio. Otras firmas participantes son la empresa de obra pública Acsur, Embutidos Cordón y la sociosanitaria El Yate. Esta ultima cooperativa aportará a la corporación un proyecto de última tecnología que desarrolla en colaboración con la Universidad de Córdoba. Se trata de viviendas inteligentes para personas dependientes o ancianos, un sistema de domótica que ya está siendo ensayado en las residencias geriátricas que regenta la empresa en Córdoba.

Junto a Andalucía, también Extremadura impulsa la integración de sus cooperativas para alcanzar músculo empresarial. También en este caso se ha comenzado por el sector agroalimentario, que en cinco años podría estar unido en una gran empresa de 480 millones de facturación.

Rivalidad por liderar la cooperación

Los proyectos de cooperación empresarial y tecnológica rivalizan ahora en Andalucía después de muchos años sin un sólo paso en este estratégico camino que puede darle a la comunidad relevancia económica nacional e internacional. La clave ha sido la nueva estrategia de la Junta de Andalucía, que ha colocado la cooperación y la expansión de la innovación en la comunidad como los primeros criterios a la hora de conceder ayudas, que ahora se llaman incentivos en un intento de cambiar la cultura empresarial andaluza.

Uno de los proyectos más emblemáticos de esta política de unir fuerzas es el llamado banco de cajas, que empezará a operar el próximo año para aunar las inversiones empresariales de las seis cajas de ahorros que operan en la comunidad. Los empresarios andaluces de la patronal CEA, que no han podido participar en este banco de cajas, han respondido impulsando su propio proyecto de cooperación, una sociedad de inversión para operar conjuntamente en bolsa. Pero la iniciativa que más ha marcado en este sentido ha sido la Corporación Tecnológica, una gran alianza en favor de la innovación impulsada por la Consejería de Innovación y que ha logrado reunir en un mismo foro a las empresas más implicadas con la I+D y a los grupos de investigación de las universidades andaluzas.