Empleo

Renault trata de suavizar su ERE con un plan de 1.000 bajas voluntarias

Salidas voluntarias antes que despidos. El fabricante francés trata de suavizar la reestructuración laboral en las plantas de Valladolid con la puesta en marcha de un plan de bajas incentivadas de carácter voluntario que afectará a un total de 1.000 empleados de todas las plantas de carrocería y motores ubicadas en Valladolid y Palencia.

El plan anunciado el viernes deberá a afectar a 700 empleados de la planta y a otros 300 de estructura que cumplan 60 años en 2007 y en el primer trimestre de 2008, según el anuncio realizado por la dirección a la comisión negociadora del nuevo convenio colectivo.

El plan, asegura el fabricante, tiene el objetivo principal de dar una solución a 'una parte importante' del excedente de mano de obra estimado en las plantas de montaje de Valladolid y Palencia (1.300 en total) y para 'suavizar' también el efecto del expediente de regulación de empleo de carácter rotativo que habrá que aplicar a partir de febrero de 2007 hasta junio de 2008.

Los malos resultados comerciales cosechados por el monovolumen de pequeño tamaño Modus son los principales artífices de las dificultades que atraviesan las plantas castellanas de Renault. La escasa acogida de este modelo, que se fabrica en exclusiva en Valladolid, ha llevado al fabricante francés a reducir paulatinamente la cadencia de producción y ajustando al máximo la plantilla para acomodarse a la demanda y, de acuerdo con los sindicatos.

Las ventas de coches en el continente en lo que va de año suben el 0,8% hasta 14,3 millones de vehículos

En cualquier caso, fuentes internas de la compañía advirtieron de que para aplicar este plan de bajas incentivadas y voluntario se tendrá que tramitar un 'ERE extintivo de empleo' ante la Administración para que estos empleados causen baja en la empresa y puedan cobrar el desempleo. Del igual forma, Renault recordó que la aplicación de este plan de bajas está supeditado al acuerdo global sobre el convenio colectivo y la negociación del ERE que tendrá que estar finalizado antes de terminar enero de 2007.

La próxima reunión de la comisión negociadora se celebrará el martes día 19 de diciembre, cuando los sindicatos presentarán una plataforma conjunta con sus propuestas. La última reunión de este año de la comisión se producirá el jueves día 21 de este mismo mes.

Más propuestas

æpermil;sta no ha sido la única medida compensatoria anunciada por Renault para paliar los efectos del expediente de regulación de empleo presentado. La compañía anunció recientemente que está dispuesta a pagar el 88% del complemento del expediente de regulación de empleo. Además, la multinacional pretende respetar el 100% de las pagas extraordinarias, con lo que la empresa asumiría por encima del 90% del complemento (diferencia entre el máximo de paro a percibir por el trabajador y el salario que tenía antes del ERE).

El presidente director general de la compañía en España, Juan Antonio Fernández de Sevilla, intervino el pasado jueves en su condición de presidente de la patronal española de fabricantes, Anfac. Durante su alocución ante los medios, aseguró que no preveía que los fabricantes españoles aplicasen recortes de tijera en un futuro cercano, y alabó la paz social que se vive en las factorías radicadas en la península como uno de los grandes activos de la industria española de la automoción.

24 meses de indemnización

Los 700 empleados de mano de obra directa que se quieran acoger al plan de bajas deberán abandonar la plantilla en el primer trimestre del ejercicio de 2007 aunque cumplan los 60 años en los siguientes meses, teniendo en cuenta que la fecha límite para acogerse al plan es cumplir los 60 en el plazo máximo de marzo de 2008. En el caso de los 300 empleados de estructura, se podrán acoger al plan de bajas incentivadas de carácter voluntario aquellos que cumplan 60 años a lo largo de los tres años de vigencia del nuevo convenio colectivo. En este caso, estos empleados no tienen fecha límite para abandonar la empresa y se podrán marchar a lo largo del trienio.

Por su parte, las indemnizaciones propuestas por la compañía serán de 24 meses con carácter general lo que, según precisaron las mismas fuentes de la compañía del rombo, supondrá 'un gran esfuerzo económico' por el desembolso que supone en este momento de crisis.