Discográfica

EMI rechaza la opa de un grupo inversor

La discográfica EMI anunció ayer que ha decidido abandonar los planes de venta de la compañía a un inversor cuya identidad no ha sido identificada. La oferta presentada no cumplía las pretensiones del consejo de la discográfica, que pretendía entre 320 y 330 peniques por cada una de sus acciones.

La noticia, sin embargo, ha sido interpretada por los analistas como un nuevo fracaso de la compañía para encontrar un aliado, lo que provocó que las acciones se depreciaran ayer un 10,7% en la Bolsa de Londres. Las autoridades comunitarias bloquearon a principios de este año una integración de la histórica casa de discos con Warner Music, que venía negociándose durante los últimos seis años.

El grupo, que edita los lanzamientos de artistas como Robbie Williams o Coldplay había anunciado que el 28 noviembre recibió una oferta de compra. Fuentes cercanas a la empresa afirmaron entonces que el fondo de capital riesgo Permira había sido quien realizó la aproximación.

Toshiba, por otra parte, venderá su participación del 45% en la alianza Toshiba-EMI por 135 millones de euros.