CincoSentidos

El cambio del clima amenaza el turismo de invierno alpino

El riesgo es mayor en Alemania y Austria, según la OCDE

El cambio climático amenaza las superficies nevadas de los Alpes y, en consecuencia, las economías regionales que dependen del turismo de invierno, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publicado ayer.

Los Alpes son particularmente sensibles a los cambios del clima, explica el estudio, que se refiere a los dominios esquiables de Francia, Alemania, Austria y Suiza, donde cada año se registran entre 60 y 80 millones de turistas aficionados a los deportes de invierno.

Tras haber registrado el noviembre más caluroso de la historia, algunas estaciones han comenzado a notar el descenso de días esquiables. El 10% de los 666 dominios esquiables en los cuatro países mencionados opera ya en precario, es decir, con menos de cien días anuales de nieve natural suficiente. Los expertos prevén que la situación irá a más en las próximas décadas.

Alemania, el país 'más vulnerable', perdería el 60% de las estaciones con una cantidad fiable de nieve si la temperatura subiera un grado. Austria también vería amenazadas sus instalaciones, que generan la mitad de los ingresos turísticos del país, que suponen a su vez el 4,5% de su economía. Francia, Italia y, sobre todo, Suiza, están menos expuestas al riesgo.

La OCDE señaló que la mayoría de los profesionales han tomado ya medidas, pero han preferido recurrir a la tecnología antes que cambiar sus comportamientos. 'Las modificaciones responden a las leyes del mercado, que favorecen el mantenimiento de la situación en perjuicio de transiciones que podrían costar caras económica y políticamente a corto plazo', señaló un portavoz.

El recurso a la nieve artificial, muy costoso en términos energéticos y medioambientales, según la OCDE, no será viable en algunas estaciones si continúa subiendo la temperatura.

Otras soluciones, como revestir de plástico los glaciares, nivelar los descensos, desviar cursos fluviales o modificar relieves, ponen en peligro los ecosistemas y pueden provocar catástrofes como avalanchas o inundaciones.