Novedad

1,8 millones de contribuyentes dejarán de pagar con el nuevo IRPF

El nuevo IRPF, que entrará en vigor en 2007, sacará del impuesto a 1,8 millones de contribuyentes, que dejarán de pagar por el tributo. Sumados a los que ya están exentos ahora, serán 7,1 millones los que no tributarán por IRPF, lo que supone un 35% más que actualmente, según los últimos cálculos hechos públicos ayer por Hacienda.

Estas estimaciones han sido realizadas con simulaciones elaboradas por el Instituto de Estudios Fiscales (IEF), adscrito al Ministerio de Hacienda, con la ayuda de la Agencia Tributaria. Se han utilizado para ello datos reales de un millón de declaraciones de años anteriores, a los que se le ha aplicado los cambios introducidos en la reforma fiscal que entrará en vigor en enero. Aunque el IEF avisa de que se trata de una simulación, sus resultados son los más actualizados y completos hechos por un organismo oficial hasta el momento. La elevación de los mínimos personales y familiares del impuesto y las modificaciones en la tarifa excluirán de tributación (cuota cero a pagar) al 40% de los contribuyentes, los de menor renta, es decir 7,1 de los 17,5 millones que el IEF calcula que habrá en 2007.

Los 1,8 millones de contribuyentes que se sumarán a los que ahora no pagan por el impuesto se distribuirán de la siguiente manera: casi un millón saldrán exentos exclusivamente por el cambio en los mínimos personales. Otro medio millón dejará de pagar por los mayores mínimos por descendientes (hijos); y más de 300.000, por el incremento en la reducción por trabajo.

El modelo de simulación calcula en 2.241 millones de euros el coste de la reforma para Hacienda (el Gobierno lo había cifrado inicialmente en 2.000 millones, hace un año), o lo que es lo mismo, una mayor renta disponible para los contribuyentes. La rebaja media en el impuesto (en la cuota a pagar por cada contribuyente) se sitúa en el 5,89%, es decir, 127,7 euros. Claro está, varía según las circunstancias del contribuyente. Los que no cuentan con hijos su rebaja media será algo menor (5,7% de la cuota). Esta se amplía al 7,5% con cuatro o hijos o más.

También será mayor que la media la rebaja para los contribuyentes que cuenten exclusivamente con rentas del trabajo. Su ahorro será del 6,6%. No ocurre lo mismo con la nueva tributación del ahorro (se aplicará un único tipo de gravamen del 18% a todos los productos), lo que implica una subida del tipo de gravamen en algunos casos como las plusvalías generadas a más de un año, cuyo tipo pasará del 15% al 18%.

Un 0,5% sale perdiendo

La nueva tributación del ahorro será 'casi neutral', para las arcas de Hacienda. El simulador estima una pequeña pérdida recaudatoria de 129 millones de euros.

Por otro lado, la reforma mejorará la redistribución y progresividad del impuesto. Se estima una mejora de 6,9 puntos en el índice Kakwani, que mide la progresividad. Habrá un pequeño porcentaje de contribuyentes (un 0,5% del total, unos 90.000) que saldrán perdiendo con el impuesto, aunque muchos de ellos podrán compensarlo con los regímenes transitorios.

La reforma mejora la simplificación del impuesto. El IEF calcula que 12 millones de contribuyentes (el 70% del total) tributarán a un tipo único, del 24%.

El IEF dará publicidad a su simulador para 'dotar de transparencia a los efectos de la reforma'. Ya ha enviado estos cálculos a unas 50 instituciones e investigadores para que puedan hacer sus análisis pertinentes, según dijo ayer Jesús Ruiz-Huerta, director del Instituto.

Las nuevas retenciones, ya disponibles el 1 de enero

La Dirección General de Tributos está acelerando el reglamento de nuevas retenciones salariales, a aplicar al IRPF que entrará en vigor el año que viene. El proyecto de reglamento ya está en fase de información al Consejo de Estado, según indicaron ayer fuentes de Hacienda. El objetivo es que esté aprobado a finales de mes para que las empresas puedan aplicar ya las nuevas retenciones 'a partir del 1 de enero'. Esto constituye una importante novedad ya que en pasadas reformas del IRPF (la de 1999 y la de 2002), Hacienda no tuvo disponible el reglamento de nuevas retenciones hasta febrero o marzo, lo que obligó a las empresas a hacer una regularización a mitad del ejercicio, para recalcular las retenciones.

Por otro lado, las mismas fuentes indicaron que serán las próximas leyes presupuestarias las que incluyan el sistema de compensación al que tendrán derecho los contribuyentes que salgan perdiendo con la nueva tributación al ahorro. Se tratará, posiblemente, de deducciones en la cuota.