Finanzas

Ahorro y créditos de ida y vuelta

La contratación de productos financieros no tiene por qué ser irreversible ni llevar aparejado un coste ineludible en caso de cancelación. Entidades como Bancaja y Caja Navarra han comenzado a ofrecer a sus clientes la posibilidad de devolver los productos que contratan sin coste, como si de unos grandes almacenes se tratara.

La oferta de Caja Navarra se limita por ahora a los créditos al consumo. En el caso de que el cliente devuelva el importe prestado antes de 30 días, no se le aplicarán comisiones ni se le cobraran intereses en el importe reembolsado.

Apenas una semana después de conocerse la posibilidad que ofrece Caja Navarra, la valenciana Bancaja anunció un compromiso similar aunque con miras más amplias. La entidad se brinda a devolver a sus clientes en el plazo de quince días los productos contratados, lo que incluye productos de activo, pasivo, medios de pago, planes de previsión, seguros de vida o financiación. Quedan en cambio excluidos los productos que por sus características no admitan cancelación, como la deuda o las Letras del Tesoro, que se contratan con terceros, así como las tasas o el impacto fiscal que genere la cancelación.

Por ejemplo, sin un cliente encuentra de pronto un fondo de inversión que le interese más y cancela el contratado con Bancaja, recibirá las comisiones pagadas y los intereses generados hasta el momento y no se le aplicará tampoco la comisión por reembolso. En el caso de un seguro, se le devolverá al cliente la totalidad de la prima cobrada, junto con el capital invertido.

Bancaja, que asegura que abonará 50 euros al cliente si no cumple con su compromiso, advierte en cualquier caso de la conveniencia de informase previamente del efecto fiscal que pudiera tener la devolución de un producto. Este aspecto no es baladí en el caso de una hipoteca, donde los beneficios fiscales se reconocen para la primera vivienda, aunque perdería peso en cuanto a la generación de plusvalías en fondos o depósitos, que van a pasar a tributar al 18% con independencia del plazo de tiempo en que se hayan generado.

La asociación de consumidores Facua aplaude la iniciativa, si bien puntualiza que más allá de las ventajas que una entidad ofrezca para la devolución de sus productos, el factor determinante para la contratación de una hipoteca serán sus condiciones de financiación y de un producto de inversión, las rentabilidades capaces de lograr.

En definitiva, la iniciativa tomada por Bancaja y Caja Navarra se enmarca en la tendencia general del mercado financiero de eliminar las comisiones por servicios. Al mismo tiempo, las entidades siguen reivindicando el cobro de comisiones cuando no hay un vínculo de negocio con el cliente y no está garantizada su fidelidad.