Revista de prensa

Chipre mantiene rehenes a Turquía y la Unión Europea

Ni más ni menos que 43 años después de iniciar su noviazgo con Europa y apenas un año tras abrir sus conversiones de adhesión con Bruselas, el intento de Turquía de entrar en la Unión Europea parece haberse topado con un muro.

La propuesta de Olli Rehn, el comisario de la Ampliación de la UE (...), es suspender las negociaciones en ocho de los 35 capítulos de la ley de la UE que Turquía debe adoptar antes de entrar en la Unión. Esto (...) en respuesta a la negativa de Ankara de abrir sus puertos a Chipre, un miembro de la UE (...). Es posible que el Gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan (...) simplemente abandone (...).

Europa es la ambición que ha mantenido unidos en Turquía a un ejército ferozmente secular con el Gobierno neoislamista de Erdogan (...). También es el motor de reformas radicales (...). Es, sobre todo, la prueba de que la UE puede patrocinar la unión del Islam con la democracia (...).

La UE lo arriesga ahora todo con su actitud irresponsable respecto a Chipre (...). El asunto chipriota sólo se puede solucionar si los países miembros anteponen los intereses estratégicos de la Unión a los reducidos intereses del Gobierno de Nicosia. De momento, sin embargo, la UE parece haberse refugiado tras un muro de palabrería y actuar de mala fe.