Lealtad, 1

Música para los oídos del mercado

Aunque no por esperado, es sorprendente a veces la influencia que la Reserva Federal tiene sobre los mercados mundiales. El presidente de la Fed tiene la habilidad de mover los mercados a su antojo casi como si se tratara de un mago, de un hipnotizador o de un gurú. El mensaje que lance la Fed será escuchado, interpretado y masticado por miles o millones de analistas e inversiones a una velocidad tal, que su impacto sobre acciones, bonos y divisas es casi inmediato.

Ben Bernanke habló el martes y frenó la caída de la Bolsa. Como una madre que consuela al hijo que llora. El buen dato del PIB publicado ayer fue el caramelo que faltaba.

Bernanke acertó en el mensaje. Dijo que la economía crecerá a un ritmo moderado durante el cuarto trimestre y los inicios de 2007, pero que posteriormente el crecimiento se acelerará. El presidente de la Reserva Federal añadió que el temido pinchazo de las burbuja inmobiliaria no afectará gravemente a la salud económica del país. Es decir, música para los oídos de los analistas.

Sin embargo, como siempre hubo un pero. El mismo pero de las últimas comparecencias: la inflación. La subida de los precios, dijo, sigue siendo una amenaza, lo que supone un jarro de agua fría para los más optimistas que auguraban descensos en los tipos más antes que después. Parece, tras ese mensaje, que será después. Podría, incluso, retrasarse hasta 2008.

Para la Fed el riesgo de un tensionamiento en los precios en estos momentos no procede tanto del sector inmobiliario como de los costes laborales. Las empresas han obtenido beneficios récord y están elevando sus inversiones. El desempleo ha caído y los salarios han aumentado. Teme la Fed que la subida de los costes laborales termine por trasladarse a los precios de los productos, creando más inflación.

Así que de cara a prever próximos movimientos de tipos, habrá que tener en cuenta, entre otros datos, el de los costes laborales unitarios. Y ver cómo reacciona la Bolsa cuando sea mejor o peor a lo esperado. mrodriguez@cincodias.es