Aerolíneas

Caja Duero compra un 22% de Air Nostrum a la familia Serratosa

Nefinsa ha decidido empezar a rentabilizar el esfuerzo que ha hecho con la puesta en marcha y consolidación de Air Nostrum. Los Serratosa han vendido el 22% del capital a Caja Duero por 74,8 millones de euros.

Caja Duero es desde ayer accionista de Air Nostrum, la compañía propiedad de la familia de Emilio Serratosa que opera bajo la franquicia de Iberia Regional, al comprar el 22% de la compañía por 74,8 millones de euros. Estos significa valorar la aerolínea en 340 millones. 'Con este acuerdo damos entrada a un nuevo accionista que nos acompañará en nuestro próximo salto de crecimiento', dijo Pablo Serratosa, director general de Nefinsa, en referencia a las nuevas rutas que prepara la compañía.

La caja con sede en Salamanca se alzó con la puja oficiosa que lanzó discretamente hace unos meses Nefinsa, que hasta ahora controlaba el 96,8% de la aerolínea. Los Serratosa ofrecieron el 22% de la firma a distintas cajas de ahorros 'ya que buscábamos un socio con voluntad de permanencia en el capital y que nos dejase la gestión', explicó Serratosa. La sociedad desestimó la posibilidad de abrirse al capital riesgo, 'a pesar de que posiblemente habríamos logrado mejor precio', apuntó el directivo.

El acuerdo con Caja Duero fue posible en parte por la coincidencia en el accionariado de Uralita. Según explicó el presidente de la entidad financiera castellano-leonesa, Julio Fermoso, 'la experiencia nos dice que la gestión de Nefinsa es excelente, como demuestra el que hayan reflotado Uralita, de la que recibimos importantes dividendos'.

Fermoso también señaló que la intención de la caja en esta operación es, por un lado, continuar con el plan estratégico de diversificar su cartera de participaciones, para evitar el peso excesivo del sector inmobiliario. Por otro, realizar una inversión estable 'que se comporte prácticamente como un bono'.

Exceso de liquidez

En este sentido, ambos directivos explicaron que el acuerdo incluye el reparto del 50% del beneficio neto de Air Nostrum en calidad de dividendos. El año pasado la aerolínea tuvo unos beneficios de 22,7 millones de euros.

La operación supone para Nefinsa un aumento de su liquidez. Pablo Serratosa reconoció que la situación de caja del grupo es 'demasiado buena', puesto que supera los 700 millones de euros, fruto de las desinversiones de los últimos años, especialmente la de Gamesa.

'Seguimos estudiando posibilidades de inversión, pero tenemos claro que hay que desvincular por completo las desinversiones de las compras', dijo el director de Nefinsa. 'Es mejor tener un rendimiento del 3% por tener el capital parado que un -20% por realizar una inversión equivocada', dijo Serratosa.

Por su parte, Caja Duero, que sentará a dos miembros en el consejo, aumenta su cartera industrial, en la que están Ebro Puleva, Campofrío, Uralita, Inmocaral o Iberdrola.

Serratosa descartó en un periodo corto y medio la salida a Bolsa de Air Nostrum así como seguir desinvirtiendo en la aerolínea, aunque Nefinsa ya ha vendido el 100% de compañías que había creado de cero, como Nefitel.