æscaron;ltima

La primera mujer comandante de aviación civil deja los mandos

La madrileña Bettina Kadner, piloto desde hace 37 años, recibe el homenaje de sus compañeros

Cuando el vuelo de las 21.35 de Iberia, procedente de Asturias, llegó el sábado por la noche, en el aeropuerto madrileño de Barajas, ocurrió algo especial. A un avión le liberaron el paso, fue escoltado por los vehículos de servicio follow-me y el aparato pasó por debajo de un arco de agua que los bomberos le hicieron La ocasión era digna de celebrar. A los mandos del Airbus 320 estaba Bettina Kadner, la primera mujer comandante de Europa. Ese sábado era su último vuelo profesional. Tras casi 40 años en las cabinas de mando, Kadner es ahora la primera mujer comandante en jubilarse en España.

La madre de Kadner abandonó Alemania y se instaló en Madrid tras la Segunda Guerra Mundial donde importó una máquina de señalización de las pistas de aterrizaje. Kadner la acompañaba a su trabajo en una época en la que visitar los aeropuertos no era algo frecuente. Se enamoró de los aviones y decidió que quería ser piloto. Estudió en las escuelas de aviación de Cuatro Vientos (Madrid) y de Alcantarilla (Murcia) y se examinó en la Escuela Nacional de Aeronáutica de Salamanca.

En 1969, con tan sólo 22 años, se convirtió en la primera mujer en pilotar un avión con pasajeros en España. Empezó a trabajar en la ahora desaparecida Spantax, una de las primeras aerolíneas españolas que incluyó a mujeres en sus plantillas. Ejerció de copiloto en los modelos DC-6, DC-7 y DC-9 y pasó a ser comandante de un F-27, una pequeña aeronave de menos de 60 plazas, y de un Boeing 737. En 1987, un año antes de la quiebra de Spantax, Kadner ingresó en Iberia, donde empezó como segunda (copiloto). Ascendió a comandante del modelo Airbus 320 en 1998, a bordo del que ha efectuado principalmente vuelos europeos.

Kadner, como pionera, fue la única mujer en las cabinas de aviación civil españolas durante cerca de 10 años. Hoy, entre los cerca de 1.800 pilotos de Iberia, 60 son mujeres y 12 ellas han alcanzado la categoría máxima de comandante. Según cifras del sindicato de pilotos Sepla, en torno a un 5% del colectivo hoy en día es femenino. 'Es un sector que, dada su relación con el militar, siempre ha sido mayoritariamente masculino', explica Luis Valverde, de Sepla. La incorporación femenina se ha hecho de forma gradual, a medida que el sector se ha ido desvinculando de la aviación militar.

'Bettina es una figura muy simbólica, ha sido un referente para un colectivo muy minoritario', explica Valverde. Se ha ganado el respeto de la profesión y atrás han quedado los momentos en los que compañeros de trabajo le decían por radio 'Bettina, a la cocina'. En la radio del A-320, lo que oyó el sábado la comandante Bettina fueron felicitaciones de los controladores aéreos en cada cambio de frecuencia, una especie de pasillo aéreo especial de despedida .

Sus compañeros del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial también quisieron despedir a Kadner de manera especial. Le rindieron homenaje ayer en un almuerzo en San Agustín de Guadalix (Madrid), donde se recordó su papel simbólico como primera mujer en la aviación civil y se le entregó una placa conmemorativa.