Acuerdo

Codorniú pagará 7 millones a Freixenet para concluir la 'guerra del cava'

El acuerdo extrajudicial alcanzado en el mes de julio por los dos mayores productores de cava, Freixenet y Codorniú, para poner fin a su larga batalla judicial incluye compensaciones por un valor superior a los 7 millones de euros.

Codorniú deberá afrontar este pago a su competidor, del que 4 millones se efectuaría en metálico y el resto en un paquete de dos millones de botellas blancas esmeriladas valorado en 3,6 millones.

Los términos del acuerdo económico, según fuentes del sector, se han mantenido en secreto desde el verano merced a una cláusula de confidencialidad.

Por entonces las dos compañías catalanas se comprometieron a retirar todos los litigios que las enfrentaba y, por tanto, a finiquitar la denominada guerra del cava.

Codorniú tenía almacenadas desde hace varios años los dos millones de botellas blancas citadas sin posibilidad de comercializarlas por una orden judicial.

El Tribunal Supremo ya dictaminó en julio de 2005, ratificando sentencia anterior de la Audiencia de Barcelona, que este tipo de envase forma parte intrínseca de la marca Carta Nevada, propiedad de Freixenet.

Portavoces de ambas compañías han declinado comentar ningún aspecto del acuerdo.