Apreciación

El euro, al nivel más alto en 20 meses

Los expertos creen que la divisa europea continuará su apreciación en el corto plazo.

El euro se apreció ayer un 1,17% frente al dólar. La divisa europea, que acumula una subida anual del 10,5%, se cambia ya a 1,309 unidades por dólar, su nivel más alto desde abril de 2005. Los expertos creen que el repunte del euro se debe a una conjunción de varios factores (económicos, técnicos y especulativos) que probablemente lleven a la divisa continental a seguir revalorizándose aún más en el corto plazo.

'El movimiento que hemos visto esta semana está más vinculado a la debilidad del dólar que a la fortaleza del euro', explica Pablo Guijarro, experto en el mercado de divisas de Analistas Financieros Internacionales (AFI). 'Los últimos datos que han llegado de EE UU relacionados con el crecimiento, la confianza de los consumidores y el enfriamiento del mercado inmobiliario sugieren la idea de desaceleración económica en esta país. La excusa perfecta para que los inversores apuesten por la caída del dólar', añade Guijarro.

La debilidad del billete verde no sólo se ha centrado en su correlación con el euro, sino que ha sido generalizada frente al resto de divisas importantes como la libra británica y, sobre todo, el yen japonés. 'En los últimos meses los inversores habían tomado posiciones cortas en yenes para ir largos en otros activos internacionales. Se endeudaban en la divisa nipona, confiando en que siguiera cayendo, para aprovechar los bajos tipos japoneses. El dinero recaudado lo invertían principalmente en renta variable europea. Esta situación no era sostenible en el tiempo y tras los mensajes al respecto lanzados por los bancos centrales europeo y, sobre todo, japonés, la situación empieza a revertirse', argumenta José Luis Martínez, economista jefe de Citigroup en España.

La escalada se aceleró al superarse la cota de 1,30

En la debilidad del dólar, según los expertos consultados, también han intervenido cuestiones técnicas. 'El mercado de divisas llevaba mucho tiempo plano. Sin embargo, la ruptura del nivel de 1,30 dólares por parte del euro ha activado muchos stop loss (órdenes de limitación de pérdidas), lo que ha agudizando la caída. Los inversores ven que ha llegado el momento de hacer algo de dinero con las divisas y no lo quieren desaprovechar', sostiene Antonio Villarroya. Este experto de Merrill Lynch cree que el euro se puede ir en el corto plazo a niveles de 1,33 dólares. 'Tampoco vemos que pueda darse una apreciación mucho más allá de estos niveles, porque está por ver qué grado de desaceleración registra la economía estadounidense. Además, aunque el ciclo en los tipos de interés es diferente en la Reserva Federal y Europa, el precio del dinero aún está sensiblemente más caro en Wall Street', añade.

La escasa liquidez eleva la volatilidad

Aunque la mayoría de los expertos coincide en que la debilidad del dólar puede continuar en el corto plazo, matizan que para ver la verdadera tendencia en el mercado de divisas habrá que esperar a la semana que viene. 'El jueves fue festivo en Nueva York y el viernes sólo se trabajó durante media sesión. Por lo tanto, la subida del euro y de otras divisas frente al dólar se ha producido con poco volumen de negociación. Esta situación de baja liquidez facilita la volatilidad y los movimientos bruscos', indica Martínez. El economista jefe de Citigroup en España cree que la corrección puede llegar a 1,33 dólares por euro, 'aunque nuestro escenario para el próximo año es de un tipo de cambio medio en torno a 1,26 dólares'.

Pablo Guijarro, de AFI, tampoco cree que el euro se vaya a ir mucho más allá de los 1,34 dólares: 'Una divisa demasiado fuerte no interesa al Banco Central Europeo (BCE) porque lastraría la competitividad y las exportaciones de las compañías europeas. Si la debilidad del dólar se prolongase a lo largo del tiempo, eso podría llevar a las autoridades monetarias europeas a variar su hoja de ruta, ralentizado las subidas previstas en los tipos de interés'. Y es que por cada 5% que se aprecia el euro frente al dólar, según explica Guijarro, este movimiento equivale a una subida en los tipos de interés de 25 puntos básicos en el área euro.

Allana el camino de la Reserva Federal

Una de las interpretaciones de la debilidad del dólar es que el mercado de divisas está descontando la desaceleración económica en EE UU que empiezan a anticipar algunos indicadores de coyuntura. Por lo tanto, de confirmarse esta hipótesis, cobrarían fuerza aquellas teorías que apuestas por la primera rebaja en los tipos de interés estadounidenses después de 17 alzas consecutivas. El objetivo del cambio en la política monetaria sería incentivar el consumo al abaratar el precio del dinero. Los mercados de futuros, de hecho, asignan ya probabilidades de alrededor del 50% a bajadas de tipos, y descuentas un precio del dinero al 5% (actualmente está en el 5,25%) para el mes de junio.

La caída paralela del precio del petróleo, que rebaja la tensión inflacionista, allanaría todavía más el camino para que el organismo que preside Ben Bernanke recorte los tipos de interés.

Puede ralentizar el plan del BCE

Los expertos creen que si la apreciación del euro frente al dólar continua en el tiempo podría llegar a tener sus efectos en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). 'Un dólar débil implica que EE UU crece poco y el precio del petróleo seguirá bajo, por lo tanto las importaciones de crudo en euros dejarán de ser una amenaza inflacionista y eso podría llevar a retrasar el timing de subidas del BCE, aunque no el nivel de llegada. Nosotros mantenemos el 4% como objetivo de los tipos y creemos que el BCE mantendrá un tono elevado lo cual provocará volatilidad en los tipos de interés y debilitará aún más al dólar, por lo que el riesgo es que la autoridad monetaria se pase de frenada', argumenta José Carlos Díez, responsable de análisis de Intermoney.

De momento, el bono alemán a diez años vivió el viernes una jornada de descensos en sus rentabilidades. Cayó un 1,2% y se sitúa en el 1,2%.

Problemas para el sector exportador

El principal damnificado por una apreciación excesiva del euro es, según los analistas, el sector centrado en la exportación. Una divisa fuerte hace menos competitivos los productos europeos. La Bolsa española sería de las menos perjudicadas debido al escaso peso de las compañías exportadoras.

Otro tipo de valores que podrían perder atractivo por el nuevo entorno del mercado de divisas serían aquellas cuya facturación se hace mayoritariamente en dólares. También habría que estar atentos a las empresas con presencia en Latinoamérica. La debilidad del dólar suele pasar factura a las divisas de la región.