Ma Zhen Gang

'China tardará 100 años en alcanzar la renta de EE UU'

El diplomático chino, que fue embajador en el Reino Unido y segundo del Ministerio de Exteriores, relativiza la pujanza económica de su país y niega cualquier voluntad de hegemonía en las próximas décadas.

Ma Zhen Gang participó la semana pasada en el foro China en el siglo XXI, en el marco del Observatorio de Análisis de Tendencias patrocinado por la fundación Marcelino Botín. Antes de atender a Cinco Días, dedicó su discurso a relativizar la fulgurante irrupción de su país en el escenario económico global.

El desarrollo económico de China en las últimas décadas es impresionante. ¿Cree que se mantendrá en estos niveles en los próximos años?

Desde el inicio de las reformas emprendidas por Deng Xiao Ping, hace casi treinta años, el Producto Interior Bruto ha crecido un 9,6% anual de media, pasando de 140.000 millones de dólares a 2,2 billones. Somos el tercer país por volumen de comercio del mundo, y el cuarto por PIB. Creemos que vamos a seguir en este camino del desarrollo, pero queda mucho por recorrer. Ni siquiera estamos entre los 100 primeros países del mundo en renta por habitante.

Muchos creen que China será la próxima superpotencia, dentro de pocas décadas...

Existe un mito sobre las ambiciones chinas de desbancar a Estados Unidos, pero lo cierto es que sólo buscamos un desarrollo pacífico que eleve el nivel de vida de los chinos, que sigue siendo muy bajo en términos relativos. Nuestro PIB es de 2,2 billones de dólares, por sólo 11 de EE UU. Si se tiene en cuenta que somos, al menos, 1.300 millones, frente a 300, las diferencias reales de riqueza saltan a la vista. Aunque sigamos creciendo al 10% anual, sólo alcanzaríamos la renta per cápita de EE UU dentro de 100 años.

¿De dónde vienen, entonces, los recelos?

Creo que Estados Unidos considera que es el mejor país del mundo, y juzga al resto basándose en sus estándares. En cualquier caso, respecto a los supuestos afanes expansionistas, conviene recordar que China es, posiblemente, el único gran país que apenas ha variado sus fronteras en los últimos mil años.

Volviendo a la economía, desde la entrada de China en la OMC, hace cinco años, se han sucedido las acusaciones de competencia desleal.

La Unión Europea y Estados Unidos impusieron numerosos requisitos si queríamos entrar, y los cumplimos. Lo que hay que entender es que seguimos siendo un país en desarrollo, y la reforma continúa. Lo cierto es que hemos reducido la tarifa media que aplicamos al 15,3%, por debajo del estándar mundial. Es normal que algunas actividades industriales en países desarrollados vayan a otros con mano de obra más barata. Su solución es especializarse en servicios y tecnología.

Pero también se producen violaciones a la propiedad intelectual.

Es cierto que aún hay violaciones, pero el Gobierno ha tomado las medidas necesarias para suprimirlas. Apoyamos las versiones oficiales de programas de software y luchamos contra las copias. De nuevo, es un problema de capacidad para actuar en todos y cada uno de los casos, pero luchamos contra ellas. A China le interesa proteger la propiedad intelectual.

¿La voracidad de la demanda china ha contribuido a la escalada de precios del petróleo y las materias primas?

Somos grandes consumidores, pero también productores: China produce el 94% de la energía que gasta, y sólo importamos petróleo desde 1993. Además, trabajamos para buscar energías alternativas.

¿Aceptará su Gobierno una mayor flotación del yuan, como pide el Fondo Monetario Internacional?

El año pasado ya hicimos una importante reforma que desligó el yuan del dólar. Ahora está ligado a una cesta de monedas, y los efectos son visibles: en 2005, un dólar valía 8,21 yuanes, y hoy vale 7,88. La valoración cambia, aunque es un proceso gradual.

'Pekín impulsa una política exterior de paz'

Ma Zhen Gang insiste en el carácter pacífico de la expansión china: 'El año pasado el gasto militar fue de 30.000 millones de dólares, por 455.000 de Estados Unidos. ¿Quién supone una amenaza para quién?'. Respecto al espinoso tema de Taiwán, Ma sostiene que el interés de la isla 'será respetado en la reunificación', aunque advierte que 'cualquier presión en este asunto interno es contraproducente'.

El diplomático también defiende el 'gran progreso' en materia de derechos humanos en las últimas décadas: 'Quedan casos aquí y ahí, porque no se puede controlar a todos los policías, pero el avance es muy grande, sobre todo en la legislación'.

En cuanto a la democracia, Ma cree que hay que respetar los 'distintos tipos': 'En occidente el sistema es más directo; nosotros elegimos capa a capa, desde abajo. Pero es probable que elevemos la elección directa en el futuro'.