Reforma

China aprueba la apertura del mercado financiero a entidades extranjeras

China presentó ayer la reforma del sector bancario que permitirá a los bancos extranjeros, a partir del 11 de diciembre, operar con yuanes (la moneda nacional). Sin embargo, lo que se creía que iba a ser una apertura completa no ha sido tal, y las entidades foráneas tendrán aún muchas limitaciones para operar.

Una de las principales limitaciones será que las sucursales de los bancos foráneos no podrán operar depósitos fijos menores de un millón de yuanes (127.000 dólares, o 100.000 euros). Esta limitación se aplicará sólo si los bancos extranjeros en China siguen siendo sucursales ligadas a la entidad matriz de la compañía, pero no si el banco se incorpora completamente al sistema bancario chino, es decir, si se desliga parcialmente de la matriz, en la forma de una filial o subsidiaria. Actualmente hay en China 14 bancos extranjeros (o de capital mixto) incorporados al sistema bancario, mientras que otros 73 de 22 países tienen sucursales.

Precisamente ayer, se conoció que un consorcio liderado por Citigroup va a comprar por 3.100 millones de dólares el Guandgdong Development Bank. El banco estadounidense controlará un 20%, la misma cuota que dos aseguradoras chinas. IBM tendrá una participación del 4,7%.