Michael O`Leary

'A nadie le gusta Ryanair, ni a los políticos ni a los sindicatos'

El impulsor del vuelo gratis cree que la oferta sobre su rival Aer Lingus tiene pocas posibilidades. Dice que el público es al único que le gusta Ryanair por sus tarifas.

Ryanair, compañía de bajo coste irlandesa, está a punto de desembarcar en Madrid desde donde abrirá 14 rutas hacia otros destinos europeos. La provocación de su presidente, Michael O'Leary, está creando no pocos enemigos en el sector tanto por su política de precios un tanto agresiva, como por su plan de adquisiciones y esquema laboral.

Ryanair nada a contracorriente en el mercado. Disgusta a las aerolíneas tradicionales por sus tarifas irrisorias, a los políticos y a los sindicatos, porque no los reconoce, ¿cómo puede sobrevivir con tanta provocación?

Ryanair lleva casi 40 años llevando esta política en otros destinos del mundo. En EE UU, nuestro sistema de precios económicos es todo un éxito, lo mismo que la política laboral, a través de la cual dialogamos directamente con los trabajadores y no con los sindicatos. Hemos instalado esa misma estructura empresarial en Europa, donde estamos convencidos que también irá bien.

Es posible que en Estados Unidos funcione, pero el modelo sindical en España es bien diferente. ¿No es un error dar la espalda de manera sistemática a los representantes de los trabajadores en medio de un conflicto laboral?

A nadie le gusta Ryanair, ni a los políticos ni a los sindicatos. Pero lo que sí que le atrae al público es su política de precios. Es decir, a la gente le encanta viajar barato y no le importa lo que digan los sindicatos.

Pero ¿no cree que tanto conflicto afectará a la imagen de Ryanair y, en consecuencia, a la decisión del público a la hora de elegir aerolínea?

Lo importante es que Ryanair está en la mente de la gente, aunque sea de forma negativa. Si esto es así, el público elegirá a Ryanair y eso es lo único que nos importa.

En octubre, Ryanair lanzó una opa hostil sobre su competidora, también irlandesa Aer Lingus, que no gustó ni al Gobierno, ni a los pilotos, ni tampoco a los sindicatos. ¿Qué posibilidades tiene de que esa operación llegue a buen puerto?

Necesitamos más del 50% de las acciones de Aer Lingus para obtener el control de la compañía. Ahora tenemos el 20%. Resulta improbable que Ryanair se haga con Aer Lingus, de momento. Hemos pedido que se extienda el plazo para que los accionistas de Aer Lingus acepten el precio de nuestra puja hasta el 4 de diciembre.

Ustedes llegaron a un acuerdo con los trabajadores de los servicios en tierra (handling) para evitar más protestas en algunos aeropuertos como el de Gerona. Sin embargo, no se ha sentado a negociar con los sindicatos y ni siquiera los reconoce. CC OO estudia nuevas movilizaciones porque entiende que con el acuerdo no se ha arreglado la situación ni se cumple con el convenio. ¿No está rompiendo las reglas del juego?

No hay ninguna regla que te obligue a hablar con los sindicatos en lugar de los trabajadores directamente. No estamos incumpliendo ninguna norma. Hemos cerrado un acuerdo con los representantes de CC OO y de UGT en la plantilla de Gerona y no con la gente de los sindicatos.

¿Qué previsiones tiene de negocio con la nueva base de operaciones de Madrid, que va a abrir próximamente?

Hemos sacado tres millones de billetes gratis para el lanzamiento de nuestra actividad desde el centro de operaciones de la capital. Con ello, pensamos duplicar el tráfico desde España y abrir 14 nuevas rutas hacia diferentes destinos lo que nos permitirá contar con nueve millones de pasajeros desde y hacia España.

¿No le resulta muy caro operar desde Madrid a una compañía que vive de reducir costes y de volar desde terminales de provincia?

Sí que es caro para nosotros operar desde Madrid, pero, como en el resto de los aeropuertos de España, dialogamos con las instituciones locales para recibir ayudas.

CC OO pide a AENA que le retire las licencias

CC OO dice que el acuerdo entre O'Leary y los trabajadores de servicios de tierra en los aeropuertos es 'insuficiente' porque no contempla mejoras económicas y solo se avanza en el terreno de las vacaciones. 'Ni refleja las horas extras ni lo estipulado en el convenio firmado en 2005', dice Jorge Carrillo, secretario de acción sindical del sector del transporte de CC OO. Por ello, 'el sindicato mantiene las espadas en alto' y volverá a la carga con nuevas protestas si la empresa continúa negando los derechos de la plantilla. 'Solicitaremos a AENA que retire las licencias de handling en los aeropuertos donde opera por incumplimiento del concurso', explica Carrillo. CC OO está dando un periodo de tregua a la compañía para hablar con los empleados. Ryanair no reconoce a los sindicatos, 'aunque al menos está hablando con los delegados sindicales de la plantilla', añade.