Informe

La banca europea adeuda 16.000 millones por planes de pensiones

Los grandes bancos europeos adeudan 16.000 millones de euros por una incorrecta valoración de los planes de pensiones de sus empleados, según Standard & Poor's. Los cálculos de la agencia de calificación de riesgo muestran que el balance de la mayoría de entidades no reconoce esta merma en su pasivo.

La adopción de las nuevas normas internacionales de contabilidad (NIC), en los dos últimos años, ha supuesto un importante impacto en las cuentas de resultados de las entidades financieras de Europa Occidental. Una de las consecuencias más visibles, según los expertos de S&P, ha sido que emergiera un 'considerable' volumen de obligaciones de planes de pensiones de empleados, que antes estaban fuera de balance. Sin embargo, el iceberg avistado por los grandes bancos europeos es más grande de lo que algunos quieren reconocer.

La aplicación de las NIC ha supuesto para la gran banca europea 20.000 millones de euros de pérdidas , según el informe de S&P. De esta cuantía, tan sólo 4.000 millones han pasado por las cuentas de resultados, mientras que los 16.000 millones restantes permanecen sin contabilizar en los libros.

Las entidades que más afectadas podrían verse por infravalorar el riesgo acumulado en sus carteras de pensiones son Credit Suisse y UBS (Suiza), Barclays (Reino Unido), BCP (Portugal) y ABN Amro (Holanda). Cada uno de estos cinco bancos acumula pérdidas de más 1.000 millones de euros.

'Las obligaciones por planes de pensiones continúan representando un riesgo financiero alto para ciertos bancos', apunta Eddie Khamo, de la agencia.

Algunos reguladores internacionales, como el de Reino Unido, están fortaleciendo sus controles sobre este aspecto, en un momento en el que los bancos están comenzando a aplicar la nuevas reglas de supervisión Basilea II, sobre requerimientos de capital.

Riesgos latentes

En la actualidad, muy pocos bancos explican el riesgo que les genera sobre sus resultados que los empleados con derecho a planes de pensiones sean más longevos de lo previstos por cálculos estadísticos. Antes que reconocer completamente los riesgos asumidos, los bancos están autorizados a computar este déficit a lo largo de varios ejercicios, en lugar de llevarlo a la cuenta de pérdidas y ganancias.

De los 44 grandes bancos europeos estudiados, el 80% opta por la primera alternativa, en lugar de computarlos como una pérdida, como sí hacen BBVA, HSBC, el Royal Bank of Scotland o Crédit Agricole.

Santander acumula un déficit de 700 millones

El informe de (S&P) señala al grupo Santander como la décima entidad europea que mayor déficit ha acumulado, por cuenta de los planes de pensiones de sus empleados: algo más de 700 millones de euros. Sin embargo, la agencia de riesgo de deuda quita hierro a su posible impacto en la cuenta de resultados del mayor grupo financiero de la zona euro por capitalización bursátil. Los analistas de S&P consideran que la situación de los bancos españoles analizados (Santander, BBVA y Popular), no es comparable al del resto de competidores europeos. La principal diferencia es que las entidades financieras españolas no tienen la obligación legal de externalizar los planes de pensiones de sus empleados. Por lo tanto, los déficit que acumulan BBVA y Santander 'no son directamente comparables' con los de otros bancos europeos. Según el informe de la agencia de calificación, los déficit por pensiones de estos dos bancos están 'totalmente (o casi totalmente) recogidos en sus respectivos balances'. En los informes que ambas entidades presentan a sus accionistas se recogen tanto las obligaciones por planes de pensiones, como los activos no externalizados. El grupo Santander, que no hizo ayer ningún comentario sobre el informe, es la una de las pocas entidades financiera española que no ha externalizado aún los planes de pensiones de sus empleados. Una normativa de 1996 obligó a todas las empresas a entregar la gestión de los fondos de sus trabajadores a empresas externas, salvo en el caso de los bancos, que han gozado de esa exención desde entonces. La inmensa mayoría de los bancos y cajas han exteriorizado sus compromisos de pensiones, salvo el Santander, Banesto y alguna otra entidad. Este hecho ha sido un motivo de conflicto recurrente entre la dirección y los sindicatos de Santander.