Arte

Robado un 'goya' en EE UU durante su traslado al Guggenheim de Nueva York

El cuadro de Francisco de Goya Niños en el carretón (1778) fue robado la semana pasada durante su traslado desde el Museo de Arte de Toledo (Ohio) al Guggenheim de Nueva York, según han informado ambas instituciones. La compañía aseguradora ha ofrecido una recompensa de 50.000 dólares (unos 37.500 euros) a quienes aporten información sobre el paradero del famoso óleo del pintor español.

En un comunicado conjunto, los dos museos han señalado que el cuadro, perteneciente a la colección permanente del Museo de Arte de Toledo, desapareció a la altura de Scranton, en Pensilvania, Estado estadounidense que se encuentra entre Ohio y Nueva York. El lienzo del artista español fue prestado por el Museo de Arte de Toledo de Ohio al Guggenheim de Nueva York para que formara parte de una exposición especial titulada La pintura española desde El Greco hasta Picasso: la herida del tiempo, que se abrirá el próximo viernes en Nueva York y a cuya inauguración tienen previsto asistir los Duques de Lugo.

La muestra exhibirá 135 cuadros de 24 artistas españoles desde el siglo XVI hasta mediados del XX -como El Greco, Diego de Velázquez, Francisco de Goya, Pablo Picasso, Joan Miró y Salvador Dalí-, lo que la convierte en un acontecimiento cultural de máximo orden en la temporada neoyorquina.

"Ambiciosa, rigurosa y revolucionaria"

La organización de la exposición fue impulsada por el Ministerio de Cultura de España, cuya titular, Carmen Calvo, la calificó de "ambiciosa, rigurosa y revolucionaria", además del "mejor proyecto" español en Estados Unidos.

El Guggenheim de Nueva York estaba encargado de todas las gestiones relativas a la donación temporal del cuadro, lo que incluía su transporte desde Ohio a Nueva York. Según el comunicado de los museos, el óleo de Goya (1746-1828), perteneciente a la primera etapa del pintor aragonés, estaba asegurado en un millón de dólares, pero, por tratarse de un cuadro muy conocido, es de venta imposible en el mercado legal.

La compañía aseguradora ha ofrecido una recompensa de 50.000 dólares (unos 37.500 euros) a quienes aporten información sobre el paradero de la obra. La Oficina Federal de Investigación (FBI) dirige las pesquisas y ha habilitado un número de teléfono en sus oficinas en Filadelfia (Pensilvania). En el comunicado, los museos afirman que no pueden dar más detalles con el fin de facilitar la investigación del FBI.