CincoRed

Las 'start up' españolas animan un Simo con un futuro incierto

El sector informático se ha dado cita en el salón madrileño. La feria, a pesar de abrir la puerta a los jóvenes, necesita, según los expositores, una reconversión.

Simo ha vivido su edición número 46. Casi medio siglo de vida. Pero por primera vez en su historia, las protagonistas no han sido sólo las grandes corporaciones sino también las pymes y las compañías tecnológicas de reciente creación, conocidas en el mundo anglosajón como start up. De entre los grandes grupos, sólo Microsoft con la presentación ante los empresarios de su nuevo Windows Vista, ha logrado animar esta edición de la popular feria informática madrileña.

De esta manera, la gran novedad de Simo ha sido la zona de start up, bautizada como Vivero. El área ocupó parte del pabellón 1, uno de los más visitados por su cercanía a la entrada al recinto de Ifema (y porque están allí gran parte de los pesos pesados del sector como HP, Toshiba o IBM), y reunió a un total de 31 jóvenes empresas, elegidas dentro de un proceso de selección en el que participaron 57 firmas. Hubo casi pleno porque sólo un stand permaneció vacío por incomparecencia de la empresa elegida.

Alfonso Arbaiza, director gerente de Fundetec, entidad que ha impulsado Vivero, señala que el objetivo ha sido reunir a estas empresas para facilitarles una mayor visualización. Según este directivo, es una oportunidad para que las compañías se den a conocer y puedan captar clientes. 'En nuestra situación, no es tan importante la financiación, que también lo es, sino estar en acciones de este tipo que nos permite una repercusión que por nosotros mismos no podemos conseguir', opina una de las compañías de este área. Aún así, otras de las jóvenes firmas seleccionadas creen que Vivero también ha sido una fórmula para encontrar nuevos inversores.

Las empresas más veteranas se quejan de haber pagado a 90 euros el metro cuadrado y no obtener a cambio ningún retorno

Dentro del certamen, Fundetec otorgó un premio a la start up más innovadora, que recayó en Vaelsys, una firma creada por estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid, dedicada al desarrollo de software para el reconocimiento de imágenes. Su director general, Eduardo Cermeño, explica a este periódico que el proyecto avanzó inicialmente gracias a la financiación obtenida en algunos premios. 'Después hemos recibido fondos de los planes de ayuda tecnológica de La Caixa', señala.

Otra de las empresas-vivero mencionadas en estos premios fue Iberforest Informática. La pequeña compañía, con sede en Albacete, se dedica a la creación de programas informáticos para el análisis de la vegetación en bosques y parques naturales. Manuel Martínez Guillén, uno de sus dos fundadores, afirma que ya se han adjudicado un contrato con el ayuntamiento de Madrid y que ultiman otro con el de Aranjuez.

También Econta, compañía que ofrece servicios a través de internet de gestión y asesoramiento contable, tributario, fiscal y laboral, se situó entre las destacadas. Álvaro Camacho, su director comercial, afirma que la empresa alcanzará el punto de equilibrio a finales del actual ejercicio con una facturación cercana a 500.000 euros. 'Tenemos previsto realizar una ampliación de capital por 1,3 millones de euros en la que daremos entrada a un socio de referencia', señala el directivo, quien apunta que el objetivo es alcanzar los 3.000 clientes desde 'los 300 que tenemos hoy'.

En el área de tratamiento de la imagen, una de las animadoras fue 3D Illusions, empresa fundada por tres socios en 2004 como proyecto de fin de máster de la Escuela de Organización Industrial (EOI). 'Desarrollamos software a medida para visualizaciones en 3D y simulación virtual', señala César Alcubilla, su consejero delegado, quien indica que recibieron una subvención de CDTI para poner en marcha el proyecto. 3D Sollutions cuenta con siete empleados y cuatro clientes, entre los que destaca el Instituto Oceanográfico Español. La compañía asegura que con su solución se crean escaparates virtuales. 'Una tienda de coches, por ejemplo, podría permitir a sus clientes, gracias a la simulación, cambiar el color del automóviles, la tapicería e incluso abrir la puerta y observar el interior', dice.

Las pymes también estuvieron este año atendidas en Simo a través de un congreso para la inclusión de este tipo de empresas en la tecnología, organizado por Fundetec y la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Setsi). El encuentro trató de dar una solución al mayor problema al que se enfrentan estas firmas, según explicaron algunos participantes, que es 'el desconocimiento sobre el beneficio de las tecnologías para su propia actividad'.

La otra gran novedad de Simo ha sido incorporar en esta edición eLife, un encuentro dedicado al ocio digital que el pasado año se celebró en Madrid al margen de la feria informática. La iniciativa ha puesto el punto más cool, al crear un ambiente futurista en el mobiliario, y más desenfadado para los más jóvenes. Una de las zonas más llamativas es el área bautizada como cyber, donde los visitantes pueden acceder a ordenadores y consolas con los juegos de última generación y competir entre ellos a través de torneos, tanto profesionales como abiertos al público. Incluso los menos tecnólogos tienen a su disposición un equipo de asesores ataviados con batas blancas que le aclaran cualquier duda sobre la televisión digital terrestre (TDT), las consolas de última generación o los últimos gritos en móviles y PC.

Dentro de este escenario de innovación, algunas grandes corporaciones como HP, Toshiba, Apple y Mitsubishi aprovecharon el evento para presentar algunos de sus últimos productos. Aunque las dos mayores novedades fueron el Windows Vista de Microsoft y los primeros teléfonos móviles preparados para Skype, el servicio de telefonía gratuita por internet. Son dispositivos de Netgear, Belkin y SMC. Skype y Fon (el grupo de Martín Varsavsky que ha creado la mayor comunidad Wifi del mundo) se han atrevido estos días incluso a pronosticar la llegada de la gratuidad al móvil.

Pero, pese a todas estas innovaciones, el éxito de esta edición ha sido puesta en duda. Para empezar, la participación de empresas ha sido un 16,5% inferior a la del pasado año, hasta las 626, y el espacio se ha visto mermado un 23% hasta los 50.000 metros cuadrados. De hecho, Simo ha compartido este año sede en la misma semana con Habitalia, la feria del hogar. Además, muchas empresas se quejan estos días del desequilibrio entre la participación empresarial y el de las administraciones públicas, que han ocupado prácticamente el pabellón 5 entero. Las compañías más veteranas se quejan de que han pagado el metro cuadrado a 90 euros 'cuando no estamos obteniendo ningún retorno claro por esta inversión'. Fuentes del sector con presencia en Simo señalan que 'es una pena la situación actual de Simo. Hemos matado una feria que parecía asentada'. Algunas empresas consultadas añaden que los visitantes buscan ferias más profesionales y lo más sintéticas posible, 'y aquí cabe de todo'. Las compañías se queja igualmente de que se haya celebrado la feria en la semana de la Almudena, que 'frena la presencia de profesionales en favor de un público más pendiente del ocio y de estar a la última como usuario, que de cerrar acuerdos comerciales'.

Airis entra en el negocio de los electrodomésticos

La diversificación de negocios del fabricante español de los ordenadores Airis, Infinity System, no parece tener límites. Si hace dos meses anunciaba su desembarco en el negocio de la energía solar, esta semana en Simo su presidente José Vicente Molera contaba a este periódico que pone en marcha dos nuevas divisiones de negocio: una de electrodomésticos y otra de productos industriales.

Las ventas arrancarán en diciembre. La diferencia estará en que mientras los pequeños electrodomésticos (batidoras, plancha, tostadores, aspiradoras...) y productos de cuidado personal (termómetro o tensiómetro) se comercializarán en los grandes centros comerciales españoles, los equipos industriales (sistemas de vigilancia, de control de presencia o de localización) se venderán a través de un canal muy especializado, según explica Molera, que serán los Airis Center Solutions, de los que esperan tener 100 para el próximo año.

Cada una de estas divisiones contará con un equipo comercial específico que liderará el proyecto. La compañía, que ha invertido en la división de electrodomésticos 700.000 euros y un millón de euros en el área industrial, prevé obtener unos ingresos durante el primer año de actividad de seis y diez millones de euros, respectivamente.

En el negocio de los electrodomésticos, Molera asegura que ha elegido a los principales fabricantes del mundo, 'algunos de ellos también trabajan para Philips o Braun', y todos tienen sus factorías en Taiwán, Japón y China. 'Los requisitos que exigimos es que esas compañías estén entre los primeros fabricantes del mundo de cada tipo de dispositivo y que los hagan en exclusiva para nosotros para el mercado español. También que el producto esté maduro y que tenga un diseño y embalaje personalizado para Airis', remarca Molera, quien parece querer construir una empresa con tanta gama de productos como Samsung o LG.

Airis, que ha reforzado también su oferta móvil con el lanzamiento del Smartphone Airis T479 (prevé lanzar cuatro o cinco modelos más para 2007) y que dice estar trabajando con las operadoras móviles para llegar a acuerdos y que éstas incluyan sus productos en su oferta, asegura que sus filiales en Brasil y Francia van viento en popa. 'En Brasil hemos tardado seis meses en poder importar productos por temas administrativos, pero en agosto y septiembre hemos vendido dos millones de euros al mes, así que cumpliremos con las previsiones de alcanzar los cinco millones de euros a final de año. Airis ha cerrado un acuerdo con Hertz para promocionar sus navegadores de coches en el país latinoamericano.

Ángel PC, 'un céntimo, una hora de mantenimiento'

Ángel PC se convirtió en una de las atracciones de la feria al regalar una hucha con un céntimo a quienes se acercaban a su stand. Un presente con el que la compañía española pretendía promocionar uno de sus últimos servicios para el mantenimiento de equipos informáticos de empresas y particulares a un precio de 'un céntimo por cada hora de mantenimiento'. El coste mensual es de entre cinco y seis euros. La actividad no se hace de manera presencial sino a través de internet, desde el extranjero. Ángel PC, que negocia la incorporación a su accionariado de un fondo de capital riesgo, tiene tres centros de actividad en India, México y Taiwán. 'Desde allí cubrimos las zonas geográficas con tres idiomas mayoritarios en el mundo inglés, chino y español', aseguran fuentes de la compañía.

Mitsubishi rebaja el precio del revelado de fotos

Mitsubishi Electric ha insistido en su interés por consolidar su posición en el negocio del revelado digital de fotos. La compañía presentó en sociedad su nuevo laboratorio fotográfico Flexilab, con el que la empresa japonesa quiso mandar el mensaje de la fuerte caída de precios experimentada por este tipo de equipos. Ricard Montserrat, uno de sus responsables en España, señaló que el precio del Flexilab ronda los 6.000 euros, lejos de los 80.000 euros que costaban los laboratorios más antiguos como el Minilab, lo que permitirá a las tiendas recortar sensiblemente sus costes. El directivo explicó que el Flexilab (un producto español) cuenta con una impresora de sublimación térmica y aseguró que es compatible para todo tipo de dispositivos con cámara digital, incluidos los móviles y las PDA.

HP trae una impresora que vale para ciegos y videntes

Hewlett-Packard quiso atraer a los presentes en Simo con algunos de sus nuevos productos. Uno de ellos fue la nueva impresora para ciegos y videntes que, gracias a la tecnología de tinta de HP y Tiger, permite la impresión convencional y en relieve (braille) en un mismo papel. La empresa también mostró otra impresora desarrollada en Sant Cugat (Barcelona) que garantiza que los colores impresos tendrán una duración de 200 años.

Otra novedad fue el memory spot, el chip de memoria más pequeño del mundo, con el tamaño de un grano de arroz, y que ha sido desarrollado en el laboratorio HP Labs de Bristol, en el Reino Unido. Y su nuevo libro electrónico eBook, con pantalla de alto contraste, que puede ser leído de dos en dos páginas o a página completa.