Meeting point

Viviendas en altura que dibujan un nuevo perfil de la ciudad

Si los edificios de oficinas dominaban hasta la fecha el skyline de las grandes ciudades españolas, las viviendas están llamadas a convertirse ahora en los nuevos dueños de las alturas. Los promotores españoles están intensificando su apuesta por el desarrollo de viviendas en rascacielos, según las conclusiones de la mesa redonda Empresarios de altura: ¿Por qué han apostado por ella?, organizada en el marco del Meeting Point y patrocinada por Cinco Días. Inmuebles de más de 20 plantas y superiores a los 100 metros de altura, en muchos casos proyectados por un selecto grupo de arquitectos de prestigio, ayudan a imprimir una nueva fisonomía a las metrópolis.

Para el presidente de Urbespacios, Juan Antonio Cantalapiedra, la apuesta por edificios de viviendas cada vez más altos aporta ventajas medioambientales. Su tesis se basa en que la concentración de viviendas en puntos concretos de una ciudad implica menos desplazamientos, lo que supone reducir las emisiones de C02. 'Se crea así un modelo de ciudad compacta', apuntó.

Urbespacios ha puesto en marcha el proyecto Valladolid Este, por el que se construirán más de 16.000 viviendas y diversos equipamientos a 4 kilómetros de Valladolid. Cantalapiedra también cree que construyendo inmuebles de mayor altura, ayuda a que el promotor 'libere espacios de la parcela que pueden destinarse a uso público'. En la construcción de las viviendas, también deben primarse los criterios medioambientales. Para Rafael González Tormo, director general de la promotora catalana Espais, la creciente demanda por parte de los consumidores es lo que está impulsando a las inmobiliarias a desarrollar viviendas en rascacielos.

Espais tiene en marcha ocho promociones, que suponen un total de 1.133 viviendas en altura. Según el directivo de Espais, quiénes demandan este tipo de viviendas 'son clientes exigentes, para los que no vale cualquier emplazamiento y es imprescindible calidad arquitectónica. La singularidad no es suficiente, no es un valor en sí'. Y puso como ejemplo las promociones desarrolladas en los años sesenta, 'que han hecho daño al paisaje urbano'.

Joaquín Sanjuán, director ejecutivo de Arquitectura e Ingeniería de Fadesa, reconoció que 'los edificios altos son bastante impopulares. Cuesta convencer a los políticos para que apuesten por este tipo de viviendas', apuntó Sanjuan. Hizo hincapié en la necesidad de que los proyectos sean 'imaginativos' y estén en manos de los mejores arquitectos. En su opinión, el proyecto tiene que tener en cuenta el territorio en el que se engloba y la protección del medio ambiente 'pero no debe producirse exceso de protección'. La décima edición del salón inmobiliario Barcelona Meeting Point entregó sus premios al presidente del grupo Prasa, José Romero, al proyecto plaza Europa del Hospitalet, a la ciudad de Salvador de Bahía (Brasil), al ex consejero delegado de Colonial, Juan José Brugera y al presidente del grupo Hines, Gerald D. Hines.