Medio ambiente

La UE planea incluir a las aerolíneas en la reducción de emisiones

La Comisión Europea presentará una propuesta legislativa a finales de año que incluya al sector de la aviación dentro de la directiva de reducción de emisiones de CO2 con el objetivo de forzar a las aerolíneas a reducir su impacto ambiental. Hasta ahora, estas leyes no eran aplicables a las empresas de transporte. Se incardinarán en el mismo sistema de comercio de emisiones previsto ahora para la industria.

El comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, aseguró que tendrán 'obligación de participar en este mercado todas las aerolíneas que despeguen o aterricen en aeropuertos europeos, independientemente de su nacionalidad'. Afirmó que la fecha posible de entrada en vigor sea 2010, aunque depende de la aprobación de los Veinticinco.

Las emisiones del sector de la aviación suponen el 3% del total y el 12% de las que produce el sector del transporte. Aumentan más rápidamente que en otros sectores. 'Esta inclusión puede encarecer cada vuelo entre cero y nueve euros', afirmó Lars Muller, de la división medioambiental de la Comisión Europea.

Las medidas sobre aerolíneas han recibido un fuerte rechazo por parte de los grupos de presión norteamericanos. Sin embargo, no son los únicos. La asociación que gestiona el tráfico aéreo internacional IATA aseguró que las distintas patronales del sector está buscando 'una solución global sobre la contaminación' que no penalice el transporte aéreo y que preferiría que la UE 'se mantuviera al margen en el tema'. 'Es mejor el trabajo de cada gobierno en la gestión del tráfico aéreo', afirmaron.

Dimas, aseguró sin embargo que 'en general' la mayoría de las aerolíneas prefieren este sistema antes que otras alternativas, como una tasa sobre el queroseno o sobre el precio de los billetes, aunque admitió que la reacción del sector es 'ambivalente'. 'Hay preocupación' afirmó.

Aerolíneas

Las emisiones de la UE causadas por los vuelos subieron un 73% entre 1993 y 2003. Según las estimaciones, el incremento llegará al 150% en 2012. No tomar medidas supone anular en una cuarta parte la reducción del 8% comprometida por la UE en Kioto.