Mercados

El Ibex rompe los 14.000

La Bolsa española logró ayer una cota impensable hace apenas unos meses: el Ibex 35 subió un 0,64% y marcó un nuevo récord, franqueando por primera vez en su historia los 14.000 puntos (cerró en 14.058,3). La ganancia acumulada en el año asciende al 30,97%, más del doble de lo que el consenso de mercado pronosticaba en enero.

Ha bastado poco más de un mes para que el Ibex complete a un ritmo de vértigo el camino de los 13.000 a los 14.000 puntos, dos marcas que no estaban en la imaginación de nadie a comienzos del ejercicio. El excelente comportamiento de los pesos pesados del índice y en particular de Repsol (2,62%) y Santander (1,10%) impulsó ayer a un índice que hace tiempo que los expertos ven sobrecomprado y que, sin embargo, sigue reventando barreras técnicas. El Ibex avanzó un 0,64% (89,9 puntos) y concluyó en 14.058,3 puntos.

El Ibex rebasó la cifra mágica de los 14.000 puntos en la apertura de la sesión, pero luego la marca peligró durante todo el día hasta la Bolsa cobró un nuevo impulso con la apertura positiva de EE UU, donde ayer se celebraron unas elecciones legislativas que suponen el pistoletazo de salida para las presidenciales de 2008.

Las ganancias estuvieron repartidas (21 valores cerraron al alza), pero fue el buen pulso de los pesos pesados del índice lo que sostuvo el máximo. Por su capitalización, los cinco mayores valores del Ibex (Santander, Telefónica, BBVA, Endesa y Repsol), equivalen al 59% de todo el índice. De estas empresas, sólo Endesa terminó ayer a la baja, con una caída del 0,7%. Por contra, a las ganancias de Repsol y Santander se sumaron las de BBVA (1,10%) y Telefónica (0,39%). La fuerte subida de la petrolera vino, en buena medida, por las compras realizadas en la subasta final, en las que un broker adquirió para Sacyr Vallehermoso un paquete representativo del 1,55% del capital de Repsol.

En general, el tono optimista predomina en todos los mercados. El Cac de París avanzó ayer un 0,66%; el Dax de Fráncfort mejoró un 0,49% y el Footsie de Londres, un 0,31%. En Wall Street, la disputada contienda electoral no tuvo una repercusión especial, el día se saldó con ganancias del 0,42% en el Nasdaq, el 0,22% en el S&P 500 y el 0,42% en el Dow Jones.

La efervescencia de operaciones corporativas, propiciada por los bajos tipos de interés y la necesidad del sector inmobiliario y de la construcción de diversificar ante el inminente cambio de ciclo, ha dado combustible a la renta variable. Pero el tirón actual, demasiado rápido aunque respaldado por unos resultados empresariales excelentes, viene dado en buena medida por la rotación de carteras hacia los grandes valores, en busca de una rentabilidad que las empresas de mediana capitalización ya no están en condiciones de garantizar. De hecho, de los 941,9 puntos que el Ibex ha conseguido en los últimos 30 días, 448,19 corresponden a Santander y Telefónica. Hasta Seis valores del Ibex 35 llevan en el año una subida superior al 50%. Se trata de Metrovacesa (133,92%), Sacyr (111,69%), Endesa (59,77%), Iberdrola (56,47%), Acerinox (51,34%) y Gamesa (51,21%).

La ganancia acumulada en lo desde enero es del 30,97%, es más del doble de lo que se esperaba a comienzos de año y también más de 10 puntos por encima de los mejores índices europeos. La subida es, de hecho, la más fuerte registrada por el selectivo español desde 1998, cuando el Ibex completó el ejercicio con una revalorización del 35,58%. Es la primera vez desde 1993 que el Ibex llega hasta noviembre habiendo registrado sólo un mes negativo en todo el año (en mayo perdió un 4,64%).

La Bolsa ha necesitado seis años y medio para superar la crisis provocada por el estallido de la euforia tecnológica que se apoderó del final de la década de los noventa. Desde que el Ibex coronó un nuevo máximo histórico el pasado 27 de septiembre, al alcanzar los 12.950 puntos (el récord del seis de marzo de 2000 había sido de 12.817 puntos), la Bolsa ha ido rompiendo un límite tras otro, y ha hecho en las seis semanas transcurridas 18 máximos históricos.

El volumen de contratación que también está siendo espectacular. El balance de octubre es arrollador: la contratación del mercado continuo acumulado en los 10 primeros meses del año (912.709 millones) supera en un 7,6% todo lo negociado en 2005, que era ya de por sí un año récord en la Bolsa española.

Dos meses y medio de frenesí

La Bolsa comenzó a calentar motores en agosto. Lo cerró como el mejor de los últimos cuatro años tras una revalorización del 2,76%. Hubo muchos máximos, pero con poco volumen. Hacía falta ratificar los niveles con más dinero.

En septiembre y en los meses posteriores se confirmó el fondo alcista de la renta variable española. Los movimientos corporativos y los rumores facilitaron nuevos máximos a la Bolsa. Acciona anunció la compra del 13,7% de Endesa y reveló su intención de incrementar la participación hasta un 25%. En paralelo, ACS compró el 10% de Iberdrola con vistas a una posible fusión con Fenosa. La Bolsa pasó del 12.000 al 13.000 tras ganar el 6,50%.

Los bancos,Telefónica y Repsol tomaron el relevo en octubre. Santander y BBVA estuvieron presentes en las especulaciones del mercado en el sentido de que pudieran protagonizar alguna operación corporativa. Además, Sacyr desembarcó en Repsol con la intención de llegar a controlar el 15%. Al mismo tiempo, los inversores comienzan a valorar el potencial de subida de la teleco. El alza del Ibex (6,33%) se produjo con récord de contratación.

Noviembre ha comenzado con nuevos bríos. En dos meses y medio el mercado ha subido 1.913 puntos, más que en 2005.