Distribución

Ahold da un giro estratégico y pone en venta su filial de EE UU y otros activos en Europa

El gigante holandés de distribución alimentaria Ahold anunció ayer su decisión de poner a la venta su filial estadounidense US Foodservice, que hace unos años fue escenario de un fraude en el que se inflaron los beneficios en más de 800 millones de euros. Esta decisión se enmarca dentro de la nueva estrategia que Ahold explicó en rueda de prensa y que prevé un plan a tres años en el que se incluyen la venta de activos y la reducción de costes con el fin de mejorar el beneficio e incrementar el valor de la compañía.

Después de la crisis de 2003, tras descubrirse el fraude en US Foodservice, Ahold mantuvo que no vendería esa filial hasta conseguir una mejora de su rendimiento, objetivo que ya se ha conseguido, según la empresa holandesa. Foodservice se dedica a la distribución de productos alimentarios al por mayor a cafeterías y restaurantes pero, además, Ahold tiene otra línea de negocio de distribución minorista.

Objetivos

El grupo explicó ayer que mantendrá su estrategia desinversora iniciada en Ohio y que la ampliará a Nueva York y Pennsylvania, donde remodelará su actividad para mejorar su cuota de mercado en el negocio minorista.

Además, Ahold venderá algunos de sus activos minoristas en Polonia y Eslovaquia para concentrar sus esfuerzos en el centro de Europa y, sobre todo, en la República Checa, donde cuenta con una posición de liderazgo. Con lo que obtenga de las desinversiones (unos 2.000 millones de euros) prevé reducir la deuda.

Otro de los objetivos de futuro que se ha marcado Ahold es el propósito de reducir los costes operativos en 500 millones de euros en 2009. Será entonces cuando intensificará su actividad en los mercados minoristas de EE UU y Europa.

Según explicó el presidente y consejero delegado del grupo, Anders Moberg, desde la crisis de 2003 se ha reducido sustancialmente la deuda, se ha centrado el núcleo del negocio, se han reforzado los controles financieros, y se han liquidado los múltiples procesos judiciales. Ahold repartirá un dividendo de 2.000 millones.