Finanzas

Las cajas de ahorros estudian inversiones conjuntas en obra social

Las cajas de ahorros se plantean poner en marcha acciones conjuntas de obra social. Con esta iniciativa, las entidades pretenden cubrir las demandas en sectores como asistencia a personas dependientes o inversiones en I+D+i. Para este año, el sector ha fijado un presupuesto para obra social de 1.371 millones de euros, un 14,5% más que en el ejercicio anterior.

Las entidades de ahorro están explorando nuevas vías de colaboración. El sector, integrado por un total de 46 cajas de ahorros, ha puesto sobre la mesa el debate sobre la conveniencia de articular los mecanismos necesarios para que parte de su obra social se realice de manera conjunta y no por separado, como ocurre hasta ahora. Se trataría de la primera vez que estas entidades ponen en marcha una iniciativa de este tipo, a excepción de algunas actividades culturales en las que actualmente ya cooperan.

Fuentes del sector señalan que algunas entidades ya han propuesto un cambio del actual sistema de distribución de la obra social.

El propio presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, reconoció en una reciente entrevista con Cinco Días que dentro del sector existen 'dos posiciones que todavía no han alcanzado un equilibrio. Las cajas que reivindican su individualidad para obra social y las que piensan que sería una forma de abordar grandes proyectos que ahora están alejados de sus posibilidad por separado'.

Estas acciones comunes se centrarían en proyectos de gran envergadura y, preferiblemente, cuya repercusión sea nacional. De hecho, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió hace un año a las cajas de ahorros mayor 'implicación y colaboración' en sus inversiones en investigación de desarrollo e innovación (I+D+i), así como más esfuerzos en las prestaciones a personas dependientes, como la tercera edad.

Con ello, se evitarían además algunas de las acusaciones de intervencionismo político por parte de los organismos públicos locales sobre el destino de estos fondos.

Para este año, las entidades han fijado su presupuesto para obra social en 1.371 millones de euros. Esta cifra supone un incremento del 14,5% respecto al ejercicio anterior y un 27% del beneficio obtenido por el sector en 2005. Unas cantidades que sitúan a las cajas de ahorros por encima de otros filántropos privados, como la Fundación Bill y Melinda Gates.

Aunque todavía no se ha establecido cuál va a ser la fórmula ni el organismo encargado de coordinar estos proyectos, lo más lógico es que fuera la propia CECA la encargada de pilotar los estudios.

Este organismo cuenta ya con una comisión dedicada a la obra social, cuyo presidente es Jesús Medina, máximo responsable de Caja Extremadura, uno de los defensores de este tipo de iniciativas.

Un primer paso: la divulgación en televisión

El primer paso en esta nueva estrategia ha sido la masiva campaña de publicidad lanzada por las cajas de ahorros a finales del pasado mes de septiembre. En este spot, el sector reivindicaba su obra social frente a las acciones de los bancos, que en los últimos años han presumido de destinar también fondos a actividades sociales y culturales en España y América Latina. Se trata de la primera promoción conjunta que realizan las cajas desde 1989 y a ella han destinado un desembolso de unos tres millones de euros.

Sin embargo, el contenido de este anuncio no ha sido bien recibido entre las entidades de la competencia. De hecho, el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha transmitido al nuevo gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, su malestar ante el tono utilizado en esta campaña publicitaria. Miguel Martín considera que las cajas desacreditan con ella a los bancos, aunque la intención de la AEB es evitar la confrontación directa con las cajas.

Una acción conjunta de marketing de las 46 entidades de ahorros que podría ser el preludio de una colaboración mucho más estrecha en el ámbito de la obra social dentro y fuera de sus regiones de origen, uno de los pilares de las cajas desde hace más de 170 años.