Textil

C&A descarta abrir una tienda en el cine Avenida de Madrid, frente a Zara y Sfera

La cadena de moda C&A, que tiene como buque insignia un centro comercial en el antiguo cine Salamanca de Madrid, ha intentado repetir la experiencia e instalar una gran tienda en el emblemático cine Avenida, en plena Gran Vía madrileña, justo enfrente de un Zara y un Sfera. Sin embargo, el intento ha resultado fallido y, por ahora, el Avenida seguirá como sala de exhibición cinematográfica.

Fuentes de C&A aseguran que la decisión se debe a la complejidad que presentan los cines desde el punto de vista arquitectónico, aunque no descartan que haya otros competidores interesados en el inmueble.

La compañía mantiene, no obstante, su interés por abrir un establecimiento en la zona (uno de los puntos comerciales más importantes de la capital) que, además, está dominada por las tiendas de Inditex (Zara, Oysho, Bershka, Stradivarius) y de Sfera (El Corte Inglés).

Esta última cadena, precisamente, acaba de inaugurar otra de sus tiendas señeras en el antiguo cine Imperial, frente al Avenida que ha cortejado C&A.

En todo caso, la filial de la compañía de origen holandés prepara nuevas aperturas que se enmarcan dentro de un plan de expansión con el que prevé abrir entre 30 y 35 nuevos establecimientos durante los dos próximos años.

18 millones para 2007

Este ritmo de crecimiento supone acelerar lo previsto a comienzo del ejercicio. De hecho, frente a las inversiones de 16 millones de euros que se acometerán en 2006, la compañía espera invertir unos 18 millones de euros durante el próximo ejercicio, según fuentes de ésta.

C&A ha inaugurado en el mercado ibérico 11 tiendas durante la temporada primavera-verano y para el otoño-invierno prevé incorporar 20 más (seis de la cadena infantil C&A Kids, una de sus grandes apuestas). A final de año habrá 96 establecimientos. A ello hay que añadir las ocho tiendas que se van a reformar.

La compañía espera cerrar el ejercicio (a finales de febrero) con una facturación de 346 millones de euros, lo que supone un incremento del 25% sobre el año anterior. Pero lo más relevante para la cadena de moda es el incremento de ventas a tiendas comparables: entre el 7% y el 8%. 'Esto se debe a una agresiva política de precios con una reducción media del 3% al 4%, a la apuesta por la moda y a la calidad', señalan fuentes de la filial.