El análisis de los expertos

Invertir en renovables a la espera de las nuevas tarifas

Las energías renovables esperan con interés dos acontecimientos inminentes: la actualización por parte del Gobierno del sistema de precios para las futuras instalaciones de energía solar fotovoltaica, y la entrada en el mercado de los fondos de capital riesgo de inversión en este tipo de energías. De las oportunidades que ofrecen, y los riesgos a los que se enfrentan sus promotores, hablaron varios representantes industriales y financieros en un desayuno de trabajo organizado por Banco Madrid y Cinco Días el jueves 26 de octubre.

Ese mismo día comparecía en el Congreso el ministro de Industria, Joan Clos, que está en pleno diálogo con los empresarios para decidir si el decreto que está obligado a promulgar antes de 2007 reducirá la prima por energía conectada a la red, si eliminará el límite de 100 kW por instalación, y qué cantidad total de energía permitirá instalar a los productores.

'Entre esta administración y la anterior la del ex ministro José Montilla hay distintas sensibilidades', reconocía José María González, presidente de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), a la que pertenecen empresas como Vestas, Indarsun y las filiales de renovables de Endesa y Acciona.

Los expertos recomiendan gestores profesionalescomo los de fondos de capital riesgo, a punto de salir al mercado

'Se ha reposado el decreto. Antes se quería abordar el déficit tarifario porque se consideraba que los eólicos 'se estaban forrando', contó González, que a pesar de todo es muy escéptico con las promesas de continuidad en las subvenciones estatales, en las que volvió a insistir Clos en el Congreso. Sin embargo, Francisco José Álvarez-Ossorio, socio director de Energía & Utilities de KPMG, acudió a su experiencia de 20 años en el sector eléctrico para mostrar su confianza en que, 'pese a los altibajos, al final domina el sentido común'.

El precio máximo de la energía solar fotovoltaica durante los primeros 25 años está fijado en el 575% de la Tarifa Regulatoria Media, 'y eso se tiene que respetar', según Álvarez-Ossorio. La regulación no es retroactiva en ningún caso y solo afectará a las plantas de nueva construcción. 'El inversor en eléctrica ganaba razonablemente, y seguirá haciéndolo', añadió el asesor financiero. 'Nunca se ha ganado mucho dinero, salvo los últimos años en la eólica', recordó, 'pero el mercado ya la ha puesto en su sitio'. Aunque excepcionalmente se han alcanzado réditos del 20%, la media está en el 10%, típica de un parque de 2.100 horas solares equivalentes -las que realmente se aprovechan en un año.

Pablo García de la Riva, de la asesoría Triple A, recalcó que 'se trata de un sector en desarrollo que ha llegado a dar rentabilidades similares a las que dan sectores afianzados', y que 'se han creado expectativas muy altas'. El director general de Banco Madrid, José Miguel López-Frade, reconoció que a sus inversores de banca privada las renovables les generan 'mucha curiosidad pero también decepción', y recomienda el producto como un 'magnífico complemento a un plan de jubilación', dada su mínima liquidez en 10 años. El elevado apalancamiento de estas inversiones facilita el acceso al permitir un 80% (y hasta el 100%) de deuda frente al 20% de recursos propios, pero expone al cliente a la subida de tipos.

Desinformación

Álvarez-Osorio explicó que algunas transacciones entre grandes compañías del sector como Iberdrola, por encima del precio de mercado, se deben a que están 'ganando posiciones a 50 años vista, cuando el peso de las renovables sea mayor'. González advirtió de los que ofrecen rentabilidades desmesuradas, hasta 'del 1.300%'. Se refería a Globasol, del grupo Globalia, cuyo director general, Daniel Suárez, reconoce a la consulta de este periódico que ese porcentaje se publicó una vez 'por razones de marketing' pero ya no han repetido esa 'metedura de pata'. El mismo González lo atribuía a 'ignorancia' más que a un intento de estafa.

Los productores confían en que se modifique la limitación de 100 kilovatios en la potencia de las plantas que permite ganar la prima máxima. En su momento ese límite se fijó para fomentar la extensión por todo el territorio de puntos de conexión, pero en la práctica las instalaciones se han construido con mucho mayor tamaño aunque legalmente estuvieran consideradas como un conjunto de parques de 100 kW.

'Se está hablando de aumentar el tope hasta 10 MW', según González. 'Están en discusión los escalones tarifarios', cuenta González, a quien no le 'gustan'. También esperan que el gobierno aclare cuánta potencia total se podrá instalar en España. Según Javier Anta, presidente de la Asociación Española de Industria Fotovoltaica (ASIF), el Gobierno ofrece subir de los 50 MW instalados ahora mismo hasta lo 400.

Dado que las solicitudes suman 12 millones de MW, el proceso de selección de candidatos será clave. 'Hay más proyectos que instituciones financieras', aseguró López-Frade. 'Se han ofrecido a los inversores de banca privada planes muy poco desarrollados', añadió Álvarez-Ossorio, como el que le plantearon a José María González: 'Una persona me habló de hacer un parque de 120 MW. No sabía nada, solo tenía dinero. Primero le dije que trajera un ingeniero y un despacho de abogados.'

El desconocimiento también abunda, según López-Frade, entre los ahorradores que se interesan por este tipo de inversión. 'No saben cuánto es un megavatio', la potencia que debe tener un parque de 2.000 horas equivalentes para alimentar 600 hogares. Ahora mismo una inversión mínima (un kilovatio) ronda los 8.000 euros. López-Frade subraya que 'está bajando el listón del ahorrador medio que se interesa por este tipo de inversión', y pese a ello 'todavía' le dice 'gente del PP y del PSOE que es un producto para ricos'. Javier Anta, de ASIF, añadió que los políticos le 'han llegado a decir que no podían apoyarlo porque es un producto financiero'.

Otros factores que el inversor debe tener en cuenta son, según Luis Regalado, director de la división de banca privada de Banco Madrid, la dificultad para conseguir un punto de acceso a la red, para obtener los permisos de las autoridades locales y de Medio Ambiente, y la mayor o menor capacidad para comprar placas solares, que suponen más del 50% de la inversión. Los precios del silicio, su principal componente, están bajando después de una cierta crisis, y la producción de paneles solares está creciendo un 30% este año. 'La oferta es inelástica', señala González, y 'un 18% de los fabricados tienen defectos', apunta López-Frade.

Legislación exigente

Para filtrar tanto proyectos incompletos como fraudulentos, la regulación del gobierno deberá ser muy exigente, según los productores. 'Queremos que se exijan avales fuertes para conseguir una licencia', reclamó González, 'condiciones draconianas como poner un 2% del coste en 15 días. Así, si alguien quiere 1 MW de instalación, debe tener 150.000 euros. Es una manera de pinchar la burbuja, de impedir que alguien ocupe el sitio sin producir, como ocurrirá si pides un 10% a largo plazo. ¿El Gobierno quiere 400 MW de verdad o renovables de florero?'

Asimismo, López-Frade consideró imprescindible que el regulador financiero 'legisle sobre las inversiones en el sector', puesto que perfectamente puede ser objeto de operaciones colectivas, y 'se corre el riesgo de que salga algún estafador'. La patronal de fotovoltaica asegura que son excepciones y que las entidades lo tienen todo controlado.

En todo caso, Banco Madrid recomienda recurrir a gestores profesionales, como los de fondos de capital riesgo, que saldrán pronto al mercado después de ser aprobados por la CNMV. El consejero delegado de Triple A se mostró confiado en que 'a medida que todo se vaya aclarando, se podrán lanzar más productos que atraerán más inversión.'

El parque fotovoltaico español tiene un gran recorrido, como muestra la comparación con Alemania (1.000 MW instalados). La apuesta por las renovables es inevitable, según los participantes en el desayuno. 'El petróleo tiende a agotarse, contamina; el precio del gas es volátil; sólo quedan la nuclear, y las renovables', señaló Álvarez-Ossorio.

'Nuestra dependencia exterior es del 85%, añadió González. 'Es la única alternativa autóctona; es lo que exporta España, además de Telefónica y los bancos. Sólo falta voluntad política'. Para lograrla están negociando, algo habitual en las sucesivas regulaciones. 'Parece que no se ha hecho demasiado mal cuando España es una potencia mundial', remató en el encuentro el presidente de APPA.