Política monetaria

El Banco Central Europeo mantiene los tipos en el 3,25% pero abre la puerta a nuevas subidas

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido hoy mantener los tipos básicos de interés en la eurozona en el 3,25%, tal como esperaban los mercados financieros. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha dejado abierta la puerta a una subida de tipos en diciembre, al mismo tiempo que ha declarado que la tasa de inflación interanual de la zona euro superará el 2% en 2006, pese al retroceso de septiembre y octubre, además de señalar que los riesgos inflacionistas continúan "claramente al alza".

La institución europea mantuvo también la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a las entidades, en el 4,25%, así como la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en el 2,25%.

Los analistas consideran que la entidad monetaria europea subirá el precio del dinero a comienzos de diciembre para frenar las presiones inflacionistas, derivadas del fuerte encarecimiento del petróleo los pasados meses.

En octubre, la autoridad monetaria europea ejerció la quinta subida de tipos desde que en diciembre del año pasado decidió retirar su política acomodaticia, tras haber mantenido durante más de dos años el precio del dinero en el 2%.

Trichet, pesimista

Aunque tanto mercados como analistan daban por descontado que el BCE mantendría el precio del dinero, todos esperaban las declaraciones de Jean Claude Trichet en la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de Gobierno de la entidad.

Durante la misma, el presidente del Banco Central Europeo ha declarado que la entidad espera que la tasa de inflación interanual de la zona euro supere el 2% en 2006, pese al retroceso de septiembre y octubre. Por otra parte, Trichet ha afirmado que el BCE espera gran volatilidad en los precios de consumo a corto plazo, sin olvidar recordar la continuidad de los riesgos inflacionistas, "claramente al alza".

Asimismo, el presidente del BCE ha reiterado que si se confirma el escenario de referencia con el que trabaja la entidad, están garantizados más ajustes de las tasas para corregir el tono expansivo de la política monetaria del BCE.