Creación

Nace la confederación sindical mayor del mundo, 168 millones de afiliados

Garantizar una representación más eficaz de los trabajadores ante el desafío de la globalización. Ese es el principio fundacional con el que nació ayer en Viena la Confederación Sindical Internacional (CSI), que surge tras la unión de la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (Ciosl), en la que estaban representados los sindicatos españoles CC OO y UGT, y la Confederación Mundial del Trabajo (CMT), en la que participaba Unión Sindical Obrera (USO).

En el acto inaugural también estuvo presente una representación de la vasca ELA, que figurará como miembro fundacional de la nueva confederación. Con la unión de las dos centrales se crea la mayor central sindical del mundo, ya que representará a 168 millones de trabajadores de 154 países.

En la primera jornada del congreso constituyente, en la que se aprobó la declaración de principios y los estatutos, participaron 1.500 delegados sindicales, incluidos los españoles de los cuatro sindicatos. Entre las propuestas presentadas destaca la del secretario general de CC OO, José María Fidalgo, que durante su intervención pidió la creación de una jornada de acción mundial por el trabajo decente, 'para que en todo el mundo exista el trabajo con derechos y garantías'.

Para Fidalgo, la fundación de la CSI tiene muchísima importancia porque es un intento de ir contra corriente en el movimiento sindical. 'Es el primer acto masivo dónde se afirma la unidad sindical', señaló. El secretario general de Comisiones Obreras se mostró confiado en que la creación del CSI servirá para reforzar la interlocución del movimiento sindical con una voz unitaria ante las instituciones económicas y políticas internacionales'.

Por su parte, Cándido Méndez, secretario general de UGT, afirmó que cuando 'se combate la discriminación de la mujer, la explotación infantil o cualquier derecho a través de la Confederación Sindical Internacional (CSI), estamos defendiendo también los derechos de los trabajadores españoles'.