PSC

El empresario valora que el PSC sanee las cuentas públicas

Cuando el presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero acompañó al candidato del PSC, José Montilla, en la campaña electoral, el mensaje emitido en un acto celebrado ante un millar de empresarios fue claro. Los tres años del tripartito han sido 'muy buenos' para la economía catalana y así seguirá siendo si Montilla se hace con la presidencia de la Generalitat. 'La economía catalana está en forma, ahora es la política la que debe estar a su altura', resumió Zapatero.

Los socialistas catalanes han prometido durante la campaña el equilibrio presupuestario para 2008, una promesa creíble por la trayectoria de las cifras de la economía autonómica y muy bien valorada por el empresariado catalán. También se ha recordado un plan de choque ideado para contener la inflación, aunque tras los últimos datos favorables parece haberse vuelto un asunto menos urgente. Así, en un entorno económico cómodo, Montilla ha reiterado en varias ocasiones que no podía comprometerse a bajar los impuestos, pero sí asegurar que no iba a subirlos. En ese sentido, ha recurrido varias veces a la critica a Artur Mas, recordándole que es difícil bajar los impuestos, como prevé hacer CiU, y mantener, a la vez, el nivel de servicios sociales e incluso aumentar las ayudas económicas a las familias o los jóvenes que adquieran su primera vivienda.

A la vez que los conceptos equilibrio presupuestario y superávit empiezan a no ser extraños a la economía catalana, igual que no lo son tampoco para la española, Montilla ha querido acentuar que si el PSC continua dirigiendo el gobierno acometerá una ampliación del estado de bienestar, con propuestas como la gratuidad de gafas y audífonos para rentas bajas o la atención odontológica gratuita para niños y pensionistas.

Y los empresarios, ¿qué pueden esperar de una reedición del tripartito? Mas de lo mismo, quizá con un impulso especial para los nuevos emprendedores, con la promesa de la creación de suelo industrial suficiente para la creación de 120.000 puestos de trabajo. Es en la alianza con Iniciativa per Cataluña-Verds donde los empresarios encuentran más recelos. La tendencia ecologista de la coalición dirigida por Saura les lleva a oponerse a la construcción del cuarto cinturón o a la interconexión eléctrica con Francia, dos de las infraestructuras más defendidas por José Montilla.

La primera vez que consejeros de IC-V se opusieron a una decisión del gobierno autonómico fue a principios de 2004, cuando rechazaron la construcción del túnel de Bracons. Con todo, los ecosocialistas (IC-V) han asegurado que estos desencuentros no van a impedir una eventual reedición del tripartito.

Recelo a que IC-V lastre las infraestructuras

¦bull; No habrá subida de impuestos. Montilla ha descartado que pueda, si es elegido presidente, bajar los impuestos, pero se ha comprometido a no subirlos.

¦bull; El empresariado catalán valora muy positivamente el esfuerzo realizado por el tripartito para sanear las cuentas públicas y el anuncio del equilibrio presupuestario para 2008.

¦bull; El PSC ha centrado su campaña en las promesas que suponen la ampliación del estado de bienestar.

¦bull; La coalición IC-V, que tenía la consejería de medio ambiente, se opone a la construcción del cuarto cinturón y a la interconexión eléctrica con Francia por motivos medioambientales.