Convergència i Unió

CiU se apoya en la bajada de impuestos y cheques familiares

El tratamiento de la fiscalidad es uno de los puntos donde más se diferencian los programas económicos de los dos principales partidos catalanes. Artur Mas (CiU) promete la supresión de los impuestos de sucesión y de donaciones, mientras que José Montilla (PSC) ha dejado claro que no va a hacerlo. Mas ha admitido también la posibilidad de rebajar un punto el tramo autonómico del IRPF (como ha hecho la comunidad autónoma de Madrid) y estudiar la posible supresión del llamado céntimo sanitario que grava los carburantes y que fue instaurado por Antoni Castells, el consejero de economía del PSC con el objetivo de demostrar que el déficit sanitario no tenía porqué abordarse únicamente desde el gobierno central.

CiU es el único partido que ha cualificado económicamente el coste de sus promesas electorales: 1.200 millones de euros anuales. La mitad de este importe, 600 millones, corresponderían a lo que el gobierno autonómico dejaría de ingresar por la supresión de los impuestos de sucesiones y donaciones.

El segundo capítulo más cuantioso correspondería a las ayudas a las familias numerosas (4.000 euros anuales para las familias con tres hijos o más, hasta que el menor tenga seis años), que supondría un gasto de 250 millones anuales. La ayuda para la compra de una vivienda a parejas menores de 30 años está cuantificada en 115 millones de euros.

Una de las propuestas más novedosas que ha aflorado en la campaña electoral ha sido precisamente la de asumir el 20% del coste del importe total de la primera vivienda a menores de 30 años. En cuanto al coste de la rebaja de un punto en el IRPF y la supresión selectiva de peajes, dependerá de los ingresos que obtenga la Generalitat tras la aplicación del nuevo sistema de financiación autonómica.

Ante la buena marcha de la economía y unas cifras que no acusan al tripartito de mala gestión (crecimiento al alza, cifra de paro más baja desde 1980), CiU ha preferido centrar sus esfuerzos en los bolsillos particulares. Y ha recibido muchas críticas durante la campaña por la cantidad de 'cheques' prometidos para ayudas a la familia, a vivienda o incluso al aprendizaje del inglés. El líder de CiU, que firmó sus promesas ante notario, asegura que los 1.200 millones que representan estas medidas suponen un porcentaje del presupuesto de la Generalitat 'relativamente pequeño'.

En el capítulo de infraestructuras, CiU también promete la construcción del cuarto cinturón e, igual que PSC, quiere obtener la cesión del aeropuerto de El Prat a través de un consorcio formado por la Generalitat y el Estado y defiende la construcción de una cuarta pista.

Propuestas para el bolsillo del electorado

¦bull; CiU ha centrado sus promesas electorales en los bolsillos particulares: cheques por nacimiento de hijo, para familias numerosas, para menores de tres años, para adquisición de la primera vivienda, son algunos ejemplos.

¦bull; La única referencia a las cuentas públicas de la Generalitat ha sido para negar que la cifra ofrecida por el PSC del déficit de 2003 (último de CiU en el gobierno autonómico) sea cierta.

¦bull; Infraestructuras. CiU coincide con PSC en la construcción del túnel de Bracons, el cuarto cinturón y el desdoblamiento del Eje Transversal. También propone el tránsito del AVE por el pasillo del Vallès.