Publicidad

BAT se retira de la Fórmula 1 y AT&T patrocinará a Williams

Las operadoras de telefonía salvan a la Fórmula 1 tras la forzada marcha de la industria del tabaco. Ayer, British American Tobacco -propietario de Lucky Strike- se unió a Mild Seven (propiedad de nipona JT International patrocinador principal de Renault) y anunció que dejará la competición la temporada próxima tras ocho años.

La compañía cumple así con el compromiso de dejar la Fórmula 1 antes de que acabe el año: una acción consecuente con los estándares internacionales de marketing para el sector, a los que se unieron voluntariamente en el 2001 junto con Philip Morris y JT International. Este acuerdo contempla que no se relacione el tabaco con popularidad o con deporte, y que no apele a la juventud.

Lo cierto es que el tabaco se ha batido en retirada de una competición en la que ha sido protagonista en las últimas décadas, empujado por las severas leyes de la UE. La imagen de gran parte los bólidos es inseparable de las tabaqueras: el negro y dorado de John Player Special de Lotus, el azul y blanco de Rothmans en Williams, el azul de Mild Seven en Benetton o Renault, y el rojo y blanco de Marlboro en Ferrari y McLaren.

Sin embargo, las telecomunicaciones han ocupado en gran parte el hueco dejado por la industria del cigarrillo. AT&T ha sido la última en incorporarse, tras anunciar que patrocinará a Williams. La operadora estadounidense se une así a Vodafone (actualmente sponsor de Ferrari y de McLaren a partir de la próxima temporada), y a Telefónica por partida doble: su marca principal patrocina a Renault, al menos durante este año, y su filial británica O2 es el mecenas de BMW Sauber.

Williams ha ganado 16 campeonatos mundiales y nueve títulos de constructores, pero no ha ganado una carrera desde el Gran Premio de Brasil del 2004.