Expansión

El banco abrirá 20 oficinas en Río de Janeiro

El Santander Banespa ha decidido expandirse en la ciudad brasileña de Río de Janeiro donde su presencia, hasta ahora, era mínima. El banco tiene previsto triplicar el número de oficinas en la segunda mayor urbe del país, y alcanzar las 30 sucursales en el primer trimestre de 2007. La entidad se prepara así para atender a los 170.000 funcionarios municipales que se han convertido en clientes potenciales tras ganar el concurso público para la gestión del pago de sus nóminas. 'El contrato con el Ayuntamiento ha sido una oportunidad para acelerar la inversión que ya estaba prevista', explica Marcelo Malanga, responsable de la red del banco en Brasil. El Santander pagó 335 millones de reales (120 millones de euros) para obtener las nóminas, que totalizan 450 millones de reales (166 millones de euros). Hasta ahora, el banco sólo contaba con 80.000 clientes en todo el Estado de São Paulo, que cuenta con un mercado potencial dos millones y medio de clientes.

Su primer objetivo es conseguir que los funcionarios se conviertan en clientes, ofreciéndoles productos con comisiones reducidas.

En el Santander reconocen que, aunque esperan escalar cuatro o cinco posiciones en el mercado, será casi imposible situarse por delante de sus principales competidores, como Bradesco, Itaú y Unibanco.

Pasada una primera fase enfocada en los funcionarios, su interés estará en el resto del público. Para vencer el recelo que despierta en Río un banco que proviene de São Paulo, por la eterna rivalidad de las dos ciudades, la entidad usará la marca Banco Santander, y no Santander Banespa, bajo la que opera en São Paulo, su principal mercado.